La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) quiere mostrar su rechazo a las resoluciones autonómicas que están dictando diferentes comunidades al amparo del RDL 29/2020. Consideran que no se respetan siquiera los mínimos establecidos por las directivas europeas en cuanto a los tiempos de trabajo y descanso.

En este sentido, afirman que no pueden consentir que la Sanidad siga siendo objeto de recortes presupuestarios.  Además, consideran que se han perdido 8 meses para planificar, dotar y reorganizar los servicios sanitarios.

Desde CESM advierten que, si las comunidades persisten en estas resoluciones autonómicas, les tendrán enfrente. “Serán las responsables del deterioro de la asistencia sanitaria, de la desmotivación profesional y de las consecuencias de las medidas de presión que nos obliguen a tomar para defender nuestro Sistema Nacional de Salud”.

Afectación de las resoluciones autonómicas

Entre las resoluciones autonómicas que más perjudican al sistema, desde CESM señalan las siguientes: imponer que un médico pueda ejercer una especialidad diferente a aquella para la que se encuentra formado; movilizar a su antojo a los profesionales de un centro a otro, de un municipio a otro, a la distancia que sea; suspender el derecho a vacaciones, al descanso semanal y entre jornadas laborales; poner en entredicho los días libres a los que los médicos tienen derecho.

Desde CESM defienden que estas resoluciones autonómicas se hacen, además, sin aumentar el presupuesto para nuevas contrataciones. También sin compensación alguna para los afectados. “Estos verán cómo se les vuelve a ensalzar por su heroísmo, ejemplaridad, vocación, profesionalidad, etc., mientras se les oferta un incremento salarial para 2021 del 0,9 por ciento”. El sindicato concluye que no pueden entender desde qué punto de vista alguien puede ignorar la burla cruel que encierra esta actitud.

Por último, insisten en que “las soluciones no pasan por poner ‘gente’ con bata ante los pacientes para cubrir las apariencias”. Tampoco en exigir a los profesionales responsabilidades para las que ellos mismos no se encuentran capacitados.