La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha pedido a la Administración que se involucre en erradicar “la lacra de las agresiones”. Así lo ha comentado con motivo del Día Europeo contra las Agresiones a Médicos y Profesionales Sanitarios. “Es necesario que la Administración se involucre para resolver la lacra de las agresiones que padecen los profesionales de los Servicios de Salud cada año en sus puestos de trabajo”, ha dicho el sindicato médico.

CESM ha pedido “una mayor protección de los profesionales del sistema sanitario”. Para ello, es necesario incrementar “todas las medidas necesarias para garantizar de forma eficaz su seguridad y su salud en el desarrollo de su actividad diaria”.

Destinatarios de la frustración

En un 2020 marcado por la pandemia por COVID-19 en el que la labor de los sanitarios se ha puesto en valor más que nunca, también han sido ellos quienes directamente más han sufrido la tensión provocada por la gestión inadecuada y las capacidades mermadas de los servicios de salud, desbordados ante las masivas necesidades asistenciales, ha lamentado CESM en un comunicado.

Los profesionales sanitarios son, en última instancia, “los destinatarios de la frustración de los pacientes y usuarios de un Sistema Nacional de Salud que defrauda sus expectativas e incumple las promesas hechas, materializadas en insultos, descalificaciones, amenazas o agresiones”, ha agregado.

La lacra de las agresiones

Este tipo de actitudes, según datos del Ministerio de Interior recopilados por Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Foral de Navarra y cuerpos de Policía Local, han aumentado un 32,3% de 2019 a 2020 -962 entre enero y noviembre. Estas cifras dejan a médicos y demás personal “en un entorno de inseguridad en sus centros de trabajo, expuestos a violencia verbal y/o física”.

Los motivos pueden ser los tiempos de espera o disconformidad con la asistencia recibida, potenciada por los cambios de funcionamiento de los servicios debido al COVID. Los problemas han sido más habituales en Atención Primaria. Los cambios se han producido “sin apenas información por parte de la Administración”. Esto ha provocado que el usuario culpe al profesional de los colapsos en las centralitas o las prolongadas demoras hasta recibir la asistencia esperada.

CSIF denuncia nuevas modalidades de amenazas e insultos

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) también ha comentado los datos del Ministerio del Interior. Estas cifras “ponen de relieve que las agresiones se han disparado en el último año”, con motivo de la pandemia. También se han observado “nuevas modalidades de amenazas e insultos en los servicios de atención asistencial telefónica”.

Fernando Hontangas Molina, presidente del Sector Nacional de Sanidad de CSIF, ha pedido al personal sanitario agredido que comunique la agresión. Precisamente es el objetivo de la campaña ‘’Por tu dignidad, comunica la agresión’. “Queremos convencer al personal sanitario que es muy importante comunicar la agresión. No tienen por qué aguantar ni la vejación ni el insulto ni la amenaza, para eso tenemos la notificación de casos. Pedimos al personal sanitario que notifique estas conductas para poder comprender lo que está pasando el sistema sanitario”.