La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha remitido una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para reclamar un cambio de criterio en la clasificación del personal sanitario que se ha contagiado por el nuevo coronavirus durante el ejercicio de sus funciones, con el fin de que tenga la consideración de enfermedad profesional.

Actualmente, a través del Real Decreto-Ley 6/2020, y posteriormente con el Criterio 4/2020 del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), se ha determinado que se considerará toda situación de incapacidad temporal (IT) provocada por el Covid-19 como contingencia común y que desde el INSS se verá como accidente de trabajo únicamente a efectos retributivos.

Sin embargo, desde CESM recuerdan que, con anterioridad a esta normativa, ya se tenía la consideración de enfermedad profesional a la Covid19 adquirida en el ejercicio de su profesión, “circunstancia que no ha venido a corregir la disposición final primera del Real Decreto 13/2020, que sólo lo considera accidente de trabajo si se demuestra relación de causalidad con el ejercicio profesional”.

Es por ello que en esta carta CESM pide a Sanidad que realice las acciones oportunas para devolver a todas las profesiones sanitarias la consideración de enfermedad profesional, ya que es “un derecho que se les ha quitado injustificadamente”, y especialmente en un momento en el que el Covid-19 les está “golpeando con gran intensidad y con numerosas defunciones”.

El retraso de las evaluaciones de los MIR

Por otra parte, CESM también ha dado a conocer que CESM ha presentado ante el Tribunal Supremo un recurso contencioso administrativo especial de protección jurisdiccional de los derechos fundamentales de la persona contra la orden SND 319/2020, emitida por el Ministerio de Sanidad que impide que se hagan las evaluaciones en los plazos previstos de los MIR.

De esta forma, el sindicato  ha instado al departamento que dirige Salvador Illa a que retire la citada orden y puedan cumplirse los plazos que establece la ley para hacerse las evaluaciones, tanto anuales como finales y, en este último caso, se pueda proceder a la concesión del título de especialista a los residentes que hayan superado el período de formación, con el objetivo de que, a partir de ese momento, puedan ser contratados como tales.

La aceptación o rechazo de las medidas cautelarísimas por la sala de la Contencioso Administrativo del Tribunal supremo, se deberá producir como muy tarde el próximo miércoles, día 15 de abril. En caso de ser aceptadas, el Ministerio de Sanidad debería iniciar todo el procedimiento de evaluación en los plazos previstos o recurrirlas. Por el contrario, si no se aceptasen las cautelarísimas se seguirá por el procedimiento ordinario.