El sindicato CESM ha vuelto a reclamar más recursos materiales y humanos para mejorar la detección precoz de nuevos casos de COVID-19. Pero sobre todo para mejorar el sistema organizativo y la coordinación entre niveles. Todo ello para evitar el creciente abandono del ejercicio profesional vía bajas, abandonos y jubilaciones. “Es urgente frenar el derribo controlado de nuestro sistema sanitario, la crispación creciente de pacientes y profesionales”, han manifestado.

En concreto, el Comité Ejecutivo de CESM mantuvo una reunión para debatir esta cuestión. En el mismo se puso de manifiesto la honda preocupación por el deterioro del sistema sanitario. Además, han insistido en que la gestión de la pandemia se ha basado en la improvisación en la adopción de medidas y su subordinación a intereses políticos.

Tal y como se concluyó en esta reunión se ha gestionado marginando la opinión y la participación de los profesionales. Todo con falta de transparencia y ocultación maliciosa de datos. “La falta de un grupo de expertos de reconocido prestigio que respaldase las decisiones técnicas ha hecho que la falta de credibilidad en las decisiones ministeriales”.

Más recursos materiales y humanos

Ante esta situación desde CESM insiste en la necesidad de más recursos materiales y humanos. Así insisten en que a los médicos se les sobrecarga con tareas administrativas y burocráticas, con dobles circuitos asistenciales. A la vez asisten indefensos a su linchamiento público. “Hemos pasado, como ya advertimos, de héroes a villanos”.

Aportar más recursos materiales y humanos repercutiría en frenar el derribo controlado de nuestro sistema sanitario y la crispación creciente de pacientes y profesionales. También a defender los derechos de los pacientes, como los de todos sus profesionales, en especial  los de los médicos y la viabilidad del propio Sistema.