Ante el continuo recorte de recursos que ha padecido especialmente en la Atención Primaria el Sindicato Médico (CESM-CV) ha anunciado que plantea recoger firmas con el objetivo de presentar a la Consejería de Sanidad diez medidas urgentes para mejorar la situación precaria de la Sanidad.Entre las reclamaciones más importantes destacan en primer lugar reducir el cupo de pacientes y conseguir más tiempo de visita.

Concretamente, la propuesta pasa por reducir  el cupo de 1.300 pacientes en Medicina Familiar y 900 pacientes en Pediatría (actualmente alcanzan los 2.000 pacientes).  En caso de exceso de pacientes asignados, se plantea una “retribución proporcional” a ese excedente. En cuanto los tiempos por paciente, el secretario general de CESM-CV, Andrés Cánovas, ha añadido que “queremos que se nos garanticen agendas con un tiempo de referencia de 12 minutos para visita presencial, 6 minutos para atenciones no presenciales y 45-60 minutos para atención domiciliaria”.

En esta misma línea, se insta a la Consejería a establecer un máximo de 28 pacientes citados al día y un tiempo de actividad asistencial que no supere los dos tercios de jornada (4,5 horas).

Cambios más estructurales

Si bien estas son algunas de las medidas protagonistas, el documento con el que se están recabando firmas también aporta otras iniciativas que suponen cambios más estructurales como que el 25 por ciento del presupuesto finalista de Sanidad se destine a Atención Primaria y que se cree una Dirección General de Atención Primaria de la que dependerán directamente las Direcciones de Atención Primaria.

El escrito también contempla una cartera de servicios “homogénea” en toda la Comunidad Valenciana, donde todas las actividades incluidas “cuenten con su dotación de personal y presupuestaria correspondiente pactada previamente con los representantes de los trabajadores”.

Asimismo, se completa con una “reducción real” de la burocracia en “consulta estableciendo la figura del auxiliar de apoyo en consulta y adecuando el programa informático para extraer en lo posible toda la actividad burocrática de la consulta”.

Por último, otro de los temas abordados es el del transporte sanitario, en el que reclaman “que se garantice un vehículo con conductor para cualquier atención domiciliaria, cuando el facultativo lo considere preciso”.