Determinar el origen de las lesiones arteriales que puede provocar la hipercolesterolemia familiar (HF) ha sido el objeto de una investigación realizada por profesionales del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) en el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV-CERCA) y en la Universitat Rovira i Virgili (URV). Este equipo, dirigido por Luis Masana, ha estudiado si estas alteraciones estaban relacionadas con algún grado de inflamación subclínica, como ocurre en la diabetes y la obesidad.

Luis Masana ha explicado que “para valorar mejor las respuestas inflamatorias subclínicas se ha usado un método muy novedoso, una determinación de las substancias que se producen en el cuerpo, fabricadas en el hígado, en situaciones de inflamación”.

Esta técnica se basa en realizar una resonancia magnética del suero sanguíneo para calcular pequeños aumentos de estas sustancias, las glicoproteínas A y B, que señalan niveles muy incipientes de inflamación.

Cinco años de seguimiento

Las principales conclusiones de la investigación se han recogido en el estudio ‘Serum glycoproteins A and B assessed by 1 H-NMR in familial hypercholesterolemia’, publicado en Atherosclerosis. Según Ana Irene Malo, primera firmante del estudio, se han validado “unos nuevos parámetros muy sensibles para evaluar la inflamación subclínica de las glucoproteínas mediante resonancia magnética”. “Hemos visto su utilidad en personas con alteraciones metabólicas crónicas como la hipercolesterolemia familiar. Asimismo, hemos determinado que este análisis es útil para predecir qué personas están en riesgo de presentar alteraciones vasculares y cardiacas, lo que será útil en la práctica clínica”.

Datos del estudio de CIBERDEM

Para la realización de este trabajo, los autores han reclutado 295 pacientes con HF. Se hizo un perfil de glicoproteína completo, con las concentraciones de glicoproteína A y B. También se realizó un estudio ecográfico de la arteria carótida al inicio del estudio y de forma prospectiva a los cinco años de seguimiento en 144 pacientes con HF.

Los resultados han demostrado que las personas con HF tienen más glicoproteínas en sangre (están más inflamadas), pero sobre todo aquellas que ya tienen lesiones arteriales subclínicas. Asimismo, los que tenían concentraciones de glicoproteínas más altas, pero no tenían lesiones vasculares, las desarrollaron más rápidamente, antes de cinco años de seguimiento.