Investigadores del CIBERDEM de la Universidad de Barcelona han descrito una nueva vía del metabolismo energético en tejidos periféricos. Esta investigación contribuirá a abrir nuevas vías terapéuticas para el tratamiento de disfunciones metabólicas, como la diabetes, la obesidad o la hipertensión.

Al respecto, aporta más información el jefe de grupo del CIBERDEM, Manuel Vázquez-Carrera. Según el mismo, afirma que, en estudios recientes, se había demostrado que la citocina GDF15 presenta efectos beneficiosos sobre el metabolismo. En concreto, o a través de la activación de su receptor GFRAL en el cerebro. Una vez activado el receptor GFRAL, se reduce la ingesta. “En consecuencia, se produce una pérdida de peso que reduciría la obesidad y mejoraría enfermedades asociadas como la diabetes tipo 2”.

Según las conclusiones,  publicadas en Cell Report, muchos efectos antidiabéticos de los activadores de los receptores PPARβ/δ (unas dianas terapéuticas potenciales para el tratamiento de la diabetes tipo 2) están reguladas por la citocina GDF1. Esta es una proteína que se expresa bajo condiciones de estrés fisiológico. La nueva ruta de regulación corre a través de la activación de la proteína AMPK, un sensor del metabolismo energético en la célula.

Los siguientes pasos del CIBERDEM

El estudio del CIBERDEM  constata cómo la activación de la AMPK por GDF15 incrementa los niveles de GDF15. Esta a su vez incrementa la activación de la misma AMPK en el músculo esquelético de manera independiente al receptor GFRAL del cerebro.

“Consideramos que esta vía es un sistema de retroalimentación positiva que mantendría activada la AMPK de manera sostenida. Por lo tanto, la citocina GDF15 presenta efectos periféricos, no solo centrales”.

Conocer cuál es el receptor periférico responsable de la activación de la AMPK a través de GDF15 será uno de los objetivos principales de las nuevas investigaciones impulsadas por el equipo investigador de CIBERDEM.