El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha presentado este viernes los detalles del anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 aprobado por el Gobierno y que incluye “la mayor financiación de la historia de la democracia para la ciencia y la innovación españolas”. En concreto, el presupuesto del Ministerio de Ciencia e Innovación ha aumentado la inversión directa en 1.204 millones de euros, un 59,4 por ciento, con respecto a 2020, hasta alcanzar los 3.232 millones de euros. En una rueda de prensa en Moncloa, el ministro Duque ha explicado que estos presupuestos demuestran que la I+D+I es prioritaria para el Gobierno.

Entre estos objetivos del nuevo presupuesto está la mejora de la carrera científica, “para proporcionar mayor estabilidad y contribuir a la recuperación y atracción de talento”. Para ello, se dedican 62 millones de euros a nuevas convocatorias de formación e incorporación de doctores a las empresas y a la implementación de un nuevo modelo de contratación estable, el denominado ‘tenure track’ para la estabilización temprana. Además, se incluye una tasa de reposición de efectivos prioritaria para el personal de I+D+I del 110 por ciento.

Nuevas convocatorias

La Agencia Estatal de Investigación aumenta hasta los 825,7 millones de euros, desde los 640 millones de los anteriores presupuestos. En sus cuentas para 2021, se incluyen 78 millones de euros más para proyectos de investigación orientados a la transferencia de conocimiento y la cooperación europea. “En concreto, permitirá poner en marcha nuevas convocatorias de proyectos de prueba de concepto, que promoverán la colaboración público-privada en el análisis de la viabilidad científico-técnica y empresarial de los resultados de proyectos de I+D+I de reciente finalización, entre otras convocatorias que generarán una oferta intensa de proyectos de investigación para que los grupos españoles de I+D+I colaboren con empresas”, según se ha informado desde el Ministerio.

También el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con 906,2 millones de euros de presupuesto no financiero, consigue los presupuestos más altos desde su creación, que hasta ahora habían sido los de 2009 con 834 millones de euros. Y lo mismo ocurre para otros OPI, como el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), cuyo presupuesto excluidos los créditos financieros asciende a 402,7 millones de euros, un 48 por ciento más que en 2020, y por encima de los 369 millones que eran su máximo en 2009.

Investigación biosanitaria y en salud pública

El Instituto de Salud Carlos III “verá incrementadas sus capacidades estratégicas a través de nuevas convocatorias para el codesarrollo y la renovación de equipamiento científico-técnico y un aumento de la dotación de la convocatoria de Acción Estratégica de Salud, la principal herramienta de financiación de la investigación en ciencias de la salud aplicada y realizada dentro del Sistema Nacional de Salud”.

Asimismo, el ISCIII liderará la Estrategia de Medicina Personalizada para la reactivación económica y social que, con 50,5 millones de euros en 2021, incluye el desarrollo de planes de Big Data Salud, Medicina Genómica, I+D+I en terapias avanzadas y Medicina Predictiva. También se reforzarán los centros nacionales de Microbiología y de Epidemiología, con 8 millones de euros más, en los que se incluyen partidas para recuperar recursos humanos y para el fortalecimiento de sus infraestructuras. En concreto, se contempla la instalación de un laboratorio de nivel 4 de contención biológica (NBS-4).

El CSIC también tendrá un papel destacado en el refuerzo de la investigación biosanitaria y en salud pública. Liderará una plataforma de abordaje integral de pandemias desde la I+D+I a la que se destinarán 69,5 millones de euros en 2021 y que contempla más de 20 actuaciones para reforzar, ampliar, consolidar y coordinar la Plataforma Salud Global, que agrupa a más de 300 grupos interdisciplinares del CSIC, junto a la dirección de sus centros y responsables técnicos. Además, el CSIC dispondrá de otra partida de 15 millones de euros para abordar el estudio del envejecimiento desde un punto de vista multidisciplinar, según se ha concluido desde el Ministerio.