Un equipo de científicos japoneses, dirigidos por un oftalmólogo, han conseguido devolver la vista a pacientes mediante el desarrollo de una córnea artificial a partir de membranas porcedentes de sus propias bocas, informa el diario EL MUNDO.

El nuevo método fue presentado en un congreso de la Sociedad Japonesa Regenerativa en la ciudad de Kobe, aunque ningún miembro del equipo ha participado para confirmar estas informaciones.

Los trasplantes de córnea practicados habitualmente tienen el inconveniente de que, a veces, son rechazados por el sistema inmunológico del receptor, mientras que esta nueva intervención desarrollada por los japoneses no comporta este riesgo, según las mismas fuentes.

El equipo del doctor Takahiro Nakamura, de la Universidad de Medicina de Tokio, ha practicado la operación sobre nueve pacientes quienes habían perdido la visión debido a enfermedades o a heridas que habían afectado a la superficie corneal, que está formada por cinco capas.

Para esta técnica, los cirujanos extraen membranas de dos milímetros cuadrados de la boca de los pacientes y las cultivan durante tres semanas en un tejido amniótico, indicó la agencia japonesa Jiji. Los pacientes reciben el trasplante cuando las membranas han alcanzado los tres centímetros cuadrados. Ocho de los pacientes ha recuperado la visión después de la operación, según las mismas fuentes.