El 23º Congreso Iberolatinoamericano de Dermatología (CILAD) se celebrará en Madrid del 30 de junio al 3 de julio. La misma abordará las novedades en investigación, con un relevante papel de la Dermatología Española.  Entre ellos, destacan algunas cuestiones como las novedades en dermatología estética o los efectos de la COVID-19 en la piel. Este es evento más importante de la dermatología latinoamericana reunirá a más de 4.000 dermatólogos, con ponentes de 23 países.

Además, debido a la pandemia, el proceso de trabajo para poner en marcha el congreso se ha prolongado durante 4 años y medio. Sin embargo, esto ha permitido conformar un programa “muy interesante”.

“Tenemos mucho entusiasmo con la celebración del congreso, queremos mostrar los nuevos avances en dermatología estética, clínica y quirúrgica. Y, contaremos, entre otros, con el presidente de la Academia Americana de Dermatología, con representantes de Asia y la de la Liga Internacional de Sociedades Dermatológicas, entre otros”, ha destacado José Luis López Estebaranz, presidente del congreso.

Novedades en dermatología estética 

De hecho, dos de los grandes temas serán las novedades en dermatología estética y los efectos de la COVID-19 en la piel.  “La dermatología estética y láser también ha avanzado mucho. Por este motivo, hemos organizado diferentes talleres y simposios prácticos en los que se pondrán en común las últimas novedades para eliminar cicatrices y tatuajes, entre otros aspectos”, agregaba López Estebaranz.

Sobre otros temas clave, aportaba más información Pablo de la Cueva, miembro del comité organizador del congreso y presidente de la sección Centro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). “Vamos a presentar adelantos potentes en enfermedad inflamatoria y en cáncer de piel. En enfermedad inflamatoria hay mucha investigación española, con cada vez más colaboración con Latinoamérica en patologías como vitíligo, urticaria o alopecia areata. En otros campos, como la psoriasis, aparecen nuevas moléculas que mejoran el perfil de seguridad y eficacia. También estamos viviendo una revolución en dermatitis atópica en los últimos años, con nuevas moléculas y nuevos datos sobre cómo abordar la patología”.