La guía de tratamiento de infecciones asociadas a dispositivos ortopédicos del IMSS indica que las cirugías ortopédicas implican complicaciones infecciosas superficiales o profundas.

En coincidencia, la OMS señala que las infecciones quirúrgicas provocan pasar hasta 400 mil días más en el hospital con un costo adicional de 900 millones de dólares.

Frente a ese fenómeno, un grupo científico liderado por Lucien Veleva Muleshkova, investigadora del Departamento de Física Aplicada del Cinvestav Mérida, emprendió un estudio.

El estudio busca caracterizar materiales basados en magnesio y calcio para ser usados en implantes óseos temporales.

Lo anterior con capacidad de biodegradarse en las soluciones fisiológicas del organismo, además de presentar cualidades antimicrobianas.

El uso de nanopartículas de plata

El estudio se realizó en colaboración con investigadores del Helmholtz-Zentrum Hereon, Institute of Material and Process Design (Geesthacht), de Alemania. La razón fue que en ese país es donde se fabrican los materiales.

“Trabajamos en una aleación sobre cuya superficie se han depositados nanopartículas de plata”, señaló Veleva Muleshkova.

La especialista explica que la plata tiene propiedades antimicrobianas, por lo que se analizó cómo esas micropartículas pueden eliminar la actividad de las bacterias.

Los estudios determinan el efecto inhibidor de las nanopartículas de plata en el crecimiento de las bacterias Staphylococcus aureus y Escherichia coli (presentes en una operación de implante).

Los investigadores consideran que la liberación de iones de plata y su penetración-rompimiento de la membrana de la bacteria, ha permitido un control de su actividad infecciosa.

El objetivo de la investigación

La investigadora Lucien Veleva sostiene que la tendencia del estudio antes mencionado es buscar y caracterizar materiales. Los cuales sean aptos para el diseño de implantes temporales biodegradables de tercera generación, porque los permanentes, hechos con metales tradicionales, pueden ser tóxicos.

Además de que requieren cuidados especiales en los pacientes, como bajar de peso, evitar alimentos alcalinos o ácidos.

Mientras las aleaciones de magnesio son más compatibles con el cuerpo humano, además de presentar propiedades antimicrobianas al ser modificada su superficie.