La Asociación Española de Cirujanos (AEC) acaba de publicar la Monografía “La cirugía del cáncer de mama después de Neoadyuvancia”.  Su objetivo es contrastar, sintetizar y ordenar la información actual que se ha generado sobre la cirugía tras la neoadyuvancia. Todo ello centrándose en la realidad clínica, con un enfoque práctico, tanto para el cirujano especializado, como para el cirujano en formación.

En el documento han participado 37 autores, todos ellos expertos en patología mamaria y en cirugía de la mama. Entre los mismos, se incluyen miembros de la Sección de Patología de la Mama, de la que surge esta iniciativa.

Según Sonia Rivas, coordinadora de la Sección de Mama de la AEC y de la obra: “la cirugía de cáncer de mama es compleja y sobre todo en el contexto del tratamiento neoadyuvante. Por eso desde la Sección de Patología de la Mama de la AEC hemos elaborado esta monografía. La misma integra los nuevos conceptos y las nuevas estrategias diagnósticas para analizar la respuesta al tratamiento sistémico primario”.

Así, la monografía se divide en 3 bloques: cirugía de mama, cirugía de la axila y preguntas nocturnas del cirujano. A su vez está compuesta por 20 capítulos como el marcaje en las lesiones, la estadificación axilar previa al tratamiento o la progresión de la enfermedad durante el tratamiento sistemático primario.

Cirugía del cáncer de mama

En España el año pasado se diagnosticaron 33.375 casos de cáncer de mama. De hecho, su incidencia, al igual que la edad de aparición, crece anualmente. Como se sabe, no es una enfermedad exclusiva de las mujeres, ya que menos del 1 por ciento de los diagnosticados por este tumor corresponde a varones. Esto supuso un total de 328 casos en 2018.

A pesar de ello, en la última década se ha producido un descenso claro en la mortalidad de los diagnósticos de cáncer de mama. En gran parte gracias a nuevos fármacos. Su aplicación antes de la cirugía del cáncer de mama aporta información de cómo se comportan con la enfermedad oncológica. En concreto, disminuyen el tamaño inicial del tumor. Esto permite poder realizar cirugías más seguras, e incluso provocan la destrucción del tejido tumoral.  Por ello, el cirujano debe tener información multidisciplinar que le permita seleccionar las técnicas quirúrgicas más adecuadas para cada paciente.