Redacción, Las Palmas de Gran Canaria.- "En España aún se realizan muy pocas intervenciones con cirugía laparoscópica, ya que son pocos los Servicios de Urología que disponen de la tecnología y la formación práctica necesarios" señaló el doctor José Gabriel Valdivia, jefe de Urología del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, participante en el LXVIII Congreso Nacional de la Asociación Española de Urología (AEU), celebrado recientemente en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria y al que han acudido cerca de un millar de especialistas. Estas nuevas técnicas consiguen una recuperación inmediata del paciente y, por tanto, una menor estancia hospitalaria frente a las intervenciones quirúrgicas convencionales. Su elevado coste se compensa, gracias a una recuperación más temprana del enfermo.

Y han continuado desde la citada entidad científica que "aunque que resultan bastante caras por la alta tecnología incorporada, el coste final de la intervención es similar al de la cirugía convencional, ya que con la laparoscopia la estancia en el hospital y el postoperatorio se reducen considerablemente". A esto hay que añadir que, desde un punto de vista estético, resulta menos traumático para el paciente al no ser necesarias grandes incisiones ni dejar apenas señales de la operación.

"En Estados Unidos es habitual crear, dentro del propio Servicio de Urología, unidades específicas para las que se contrata a especialistas en el manejo de esta técnica. En nuestro país sólo una decena de hospitales pueden ofrecer actualmente las ventajas de la técnica laparoscópica. "Aunque cada vez se hacen más operaciones quirúrgicas por vía laparoscópica", apuntó el doctor Valdivia, "este porcentaje sería mayor si estas técnicas pudieran ser incorporadas por todos los hospitales". Su aprendizaje no es fácil y la actual sobrecarga asistencial en los quirófanos también dificulta un uso más generalizado. Su inclusión durante en el congreso, ha sido un esfuerzo más de la AEU por potenciar al máximo el desarrollo, aprendizaje y empleo de esta técnica".

Por otra parte, el doctor Valdivia ha subrayado que "conviene recordar que aproximadamente el 75 por ciento de las maniobras que se realizan en el transcurso de una intervención quirúrgica convencional persiguen únicamente abrir paso hacia el órgano dañado y después reconstruir toda la apertura realizada. Por el contrario, con la cirugía laparoscópica todos esos pasos se hacen con mayor meticulosidad y precisión, ya que se trabaja en un campo quirúrgico más amplificado y perfectamente iluminado".

Hasta la década de los 80 las técnicas laparoscópicas sólo se aplicaban con fines diagnósticos. Se empezó a utilizar en algunas intervenciones como las linfadenectomías y en las cirugías correctoras para incontinencia urinaria de esfuerzo en la mujer. En los últimos años, el campo de acción con respecto a la Urología se ha ampliado significativamente y en la actualidad, se realizan extirpaciones de riñón, intervenciones sobre el uréter, cirugías de cáncer de próstata.