Redacción, Madrid.-Durante las últimas sesiones científicas del recién celebrado IX Congreso Mundial del Cáncer de Piel en Sevilla, se pusieron de manifiesto que los más recientes avances en melanoma se centran en un diagnóstico más correcto y precoz y en la terapéutica quirúrgica y adyuvante.

En cuanto al diagnóstico precoz, la dermatoscopia, o microscopia de epiluminiscencia, ha supuesto uno de los mayores avances en tanto que permite una mejor diferenciación entre aquéllos que necesitan ser extirpados y otras lesiones que pueden ser observadas periódicamente por el dermatólogo.

Tal como afirmó el catedrático de Dermatología de la Universidad hispalense Francisco Camacho, "mediante un sistema fotográfico digital y un equipo informático especializado podemos recoger y almacenar en la actualidad, todos los datos relacionados con las lesiones pigmentarias de los pacientes, registrando precozmente cualquier mínimo cambio que éstas desarrollen".

En cuanto al estudio de la extensión de la enfermedad del paciente, el doctor Camacho recordó que "el melanoma cutáneo es un tumor con capacidad para diseminarse a otros órganos y que en la última década se ofrece con gran éxito, la posibilidad de estudiar el estado de los ganglios linfáticos próximos al tumor primario. La biopsia del ganglio centinela, aunque no consigue aumentar la supervivencia global del paciente con melanoma, sí permite establecer el estadio clínico en el que el paciente se encuentra, lo que tiene un gran interés pronóstico y para la indicación de tratamiento coadyuvante".

Tratamiento quirúrgico del melanoma

Respecto a esta cuestión, la discusión se centró en la definición de los márgenes de seguridad con los que se debe extirpar el melanoma primario. Desde los 5 cms originales promulgados desde primeros de siglo como el margen más adecuado, se ha llegado actualmente a posturas más conservadoras, acordándose entre la mayoría de expertos que son suficientes márgenes quirúrgicos entre 1 y 2 cms. Para la mayoría de los casos, dependiendo de la profundidad del melanoma primario.

En cuanto a las estrategias terapéuticas, en la actualidad se puede hablar de tres tipos: clásicas, de destrucción masiva; modernas, de destrucción selectiva; y de vanguardia, en proceso aún de investigación, y que actúan por destrucción inmunológica.

En el referido Congreso también se destacó el interés de la biopsia del ganglio centinela y qué supone esta biopsia de cara a la ejecución del vaciamiento ganglional radical. Junto a ello, se abordó los tratamientos de vanguardia con destrucción del cáncer cutáneo a través de la inmunología, y del mismo modo se expuso una revisión de las nuevas líneas de vacunas y el interés de la quimoterapia en la curación del melanoma, para finalizar con el interés de los nuevos tratamientos en la reparación celular, que puedan ayudar a prevenir el cáncer de piel.

Por último, se informó de que el próximo Congreso Mundial del Cáncer de Piel tendrá lugar en 2005 en la ciudad austríaca de Viena.