E.P., Madrid.- Expertos en Medicina y Cirugía Estética han insistido en resaltar el enorme grado de "seguridad" de las intervenciones sanitarias en su sector, comparado con otros ámbitos, ya que "se ven sometidos a una sigilosa vigilancia por parte de la Administración".

Además, consideraron "injusto" el temor que se ha suscitado en los últimos años y la desconfianza hacia estos profesionales, en el marco del III Encuentro Internacional de la Sociedad Española de Cirugía Estética (SECE), que se ha celebrado recientemente en Madrid.

El presidente de la Fundación Española de Medicina Estética y Longevidad, Jesús García, explicó que la Medicina y Cirugía Estética es el único ámbito que no forma parte del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social, por eso la Administración "lo controla muy de cerca".

España se sitúa a la cabeza de los países en los que se realiza un mayor número de intervenciones de cirugía estética, detrás de Estados Unidos y Brasil, alcanzando las 500.000 operaciones anuales "con un mínimo de siniestros", según García. En los tres últimos años "sólo ha habido dos siniestros", indicó García, un porcentaje muy bajo con respecto a otras especialidades. Sin embargo, denunció, que "estos hechos tienen una enorme repercusión y generan miedo entre el público, como ha ocurrido con las liposucciones".

Por su parte, el especialista en Cirugía Estética de la Clínica Garcilaso de Madrid, Ricardo Roy Camacho, explicó que "hay tan poco índice de siniestralidad porque se opera a gente sana, con anestesias seguras, siguiendo un protocolo adecuado y con la gran especialidad de los profesionales".

Criterio profesional

Camacho insistió en la necesidad de realizar un estudio integral del paciente "porque no se puede operar a todo el mundo". Es indispensable el criterio del profesional, sobre todo, en el caso de los menores de edad en los que, a veces, no resulta conveniente realizar la intervención, a pesar del consentimiento de los padres, dijo.

En concreto, las intervenciones más demandadas por los hombres son las liposucciones, rinoplastias o blefanoplastias (párpados), mientras que las mujeres se interesan más por los implantes de mamas o cirugía de rejuvenecimiento.

En cualquier caso, aseguró Camacho, en los últimos diez años la gente se preocupa más por la salud y busca ante todo "envejecer bien", favoreciendo un aumento de la demanda en las técnicas de estética.

Medicina estética

Por su parte, Lourdes Pérez, médico estético de la Clínica Garcilaso de Madrid, insistió en que "cada vez la gente recurre más a los tratamientos de la Medicina Estética", que engloba mesoterapia, remodelación labial, fórmulas para quitar arrugas, láser para eliminar varices o "peeling" superficiales, entre otras muchas técnicas, "que prácticamente están al alcance de todos".

La media de edad de las personas que recurren a este tipo de técnicas se encuentra entre los 35-45 años, y "los resultados se ven mejor entre la gente relativamente joven". "Siempre se puede mejorar algo, pero no hay que crear falsas expectativas", advirtió.