Redacción, Madrid.- Los accidentes de tráfico representan en la actualidad una de las causas más importantes en el aumento de la incidencia de traumatismos faciales. Así, según señala el doctor Fernando García Marín, del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital San Rafael de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), "un 72 por ciento de los accidentes de tráfico provocan lesiones en la zona de cabeza y cuello, y en un 30 por ciento de los accidentes de tráfico hay lesiones faciales, de los que un tercio son fracturas del esqueleto facial".

"Fundamentalmente, las lesiones faciales provocadas por accidente de tráfico son más habituales en época veraniega y en zonas turísticas y costeras, debido al aumento de las salidas nocturnas y al mayor uso de los vehículos, a lo cual se une el incremento del uso de motos de pequeña cilindrada y bicicletas", ha explicado el doctor García Marín. Este último verano la incidencia de accidentes de tráfico ha sido muy elevada, contabilizándose más de 970 heridos y 850 muertos.

Según indica el doctor Miguel Burgueño, del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital La Paz de Madrid y también miembro de la SECOM, "cuando el traumatismo es grande (suele ser el caso de accidente de coche sin cinturón) puede haber fracturas múltiples faciales: del maxilar superior, de los malares o pómulos, de la mandíbula, siendo esta última la fractura más habitual".

En numerosas ocasiones, según indica el doctor García Marín, "las lesiones faciales se producen en pacientes politraumatizados, con lo que se atienden primero otras lesiones más importantes. En este caso, los traumatismos faciales pasan inadvertidos pudiendo derivar en importantes secuelas de carácter funcional o estético". Por ello, indica García Marín, "lo importante es hacer un buen diagnóstico cuando el paciente llega al hospital".

Diagnóstico y tratamiento

"Gracias a las nuevas técnicas como la tomografia computadorizada (TC) la precisión diagnóstica es muy elevada y por tanto la planificación quirúrgica se ve facilitada. El abordaje quirúrgico de los focos de fractura y la posterior inmovilización de los fragmentos se realiza con nuevos materiales como el titanio", señala el doctor Burgueño. Por ello, "en intervenciones que requieren una gran meticulosidad", explica, "hacen posible hoy en día la recuperación y restitución casi completa, con un 90 por ciento de éxito en estos casos".

"Es importante destacar", señala el doctor Burgueño, "los avances en la prevención de accidentes, es decir, la mejora de la seguridad de los vehículos, el aumento del uso de los cinturones de seguridad, el incremento de la instalación de los airbags, un mayor uso de los cascos con mentonera, parabrisas multilaminados, etc., que resultan de gran utilidad en accidentes a baja velocidad".

"Aún así, la incidencia de accidentes sigue siendo altísima", dice el doctor Marín y por ello, "hay que seguir abogando e instando al uso de medidas de seguridad adecuadas". "El cinturón de seguridad", precisa el doctor Burgueño, "debería ser utilizado siempre, y en las motos es recomendable el casco con mentonera, que cubra la cara por completo. Los huesos de la cara son el parachoques del cerebro puesto que absorben la energía del traumatismo y protegen a este órgano vital" .