Redacción, Madrid.-Según los resultados de un estudio multinacional dado a conocer en el último Congreso de la Federación Europea de Cirujanos Ortopédicos y Traumatólogos, celebrado recientemente en Helsinki, en países como Francia y Reino Unido, sólo uno de cada cuatro cirujanos ortopédicos considera estar preparado para tratar la osteoporosis.

Otro dato significativo que se desprende de dicha investigación, que ha contado con la colaboración de la Fundación Internacional de Osteoporosis, refleja que mientras los cirujanos ortopédicos de Alemania, España e Italia muestran una mayor predisposición para diagnosticar y tratar los casos de osteoporosis, sus colegas de Francia y Reino Unido prefieren remitir a los pacientes a un médico general o a otro especialista en osteoporosis.

Pese a ello, la encuesta ponía finalmente de manifiesto que la mayor parte de los especialistas de los países consultados creían tener la responsabilidad de identificar y evaluar a los pacientes con fracturas, al tiempo que expresaban su deseo de adquirir mayores conocimientos en el correcto manejo de esta patología.

En cuanto a los datos aportados por parte de España en este estudio de la U.E., éstos forman parte de una encuesta realizada por la SECOT en 2002, de la que, asimismo, se desprende una serie de conclusiones tales como que los traumatólogos españoles consideran que la identificación y el tratamiento de la osteoporosis de sus pacientes forma parte de su actividad.

De hecho, y según otros de los resultados a destacar de dicha encuesta, el 40 por ciento de estos especialistas indica que su Servicio trata entre 20 y 50 pacientes al mes por una fractura osteoporótica; así como que el 28 por ciento de los facultativos prescribía tratamiento por osteoporosis a una media de entre uno y cinco pacientes al mes mientras un 29 por ciento lo haría a un promedio entre seis y 10 enfermos mensualmente.

Osteoporosis y fracturas óseas

Del estudio europeo, enmarcado dentro de "la Década de los Huesos y las Articulaciones" se desprende, por otra parte, que la mitad de los facultativos encuestados no atribuye la osteoporosis como causa de determinadas fracturas óseas. Sin embargo, tal como se expuso en el congreso de Hensilki, "los cirujanos ortopédicos y los traumatólogos son los especialistas que habitualmente manejan a los pacientes fracturados, por lo que este colectivo médico se encuentra en una situación excelente para identificar casos de osteoporosis no tratada con anterioridad".

Igualmente se recomendó que para estos especialistas es vital comprender que la aparición de una fractura osteoporótica incrementa de dos a cinco veces el riesgo de sufrir otra factura al año siguiente, por lo que, según se indicó, "todas las guías recomiendan que se trate a todos los pacientes con fractura osteoporótica sin necesidad de realizar una densiometría".

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de padecer una fractura a lo largo de la vida se cifra en casi un 40 por ciento en el caso de mujeres, mientras que en los hombres podría alcanzar el 13 por ciento.

Otros datos aportados por el Grupo de Estudios e Investigación en Osteoporosis de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT) indican que en España se producen anualmente entre 45 y 50 mil fracturas de cadera entre los pacientes ancianos, lo que supone una ocupación de entre el 20 y el 22 por ciento de las camas de los Servicios de Cirugía Ortopédica y Traumatología, con un coste exclusivamente hospitalario de 600 millones de euros anuales.