Ciudad Real estrenará el 8 de marzo el Certificado Médico de Defunción Electrónico, en su fase de pilotaje. Se trata de una iniciativa del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y el Instituto Nacional de Estadística (INE). El objetivo, según la entidad colegial, es “dotar de mayor agilidad y facilidad esta gestión para colegiados y ciudadanos. También supondrá una actualización inmediata de la información estadística para las Administraciones. El Colegio de Médicos de Ciudad Rel y el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) han colaborado en el desarrollo y puesta a punto de este proyecto.

Los médicos podrán utilizar el Certificado Médico de Defunción Electrónico con su firma electrónica certificada, que pueden activar a través del propio CGCOM. Según la entidad que preside Serafín Romero, se ha observado una necesidad de transformación digital de este tipo de trámites y gestiones. El Certificado Médico de Defunción Electrónico permitirá “la gestión segura y eficiente” de los procedimientos privados y públicos en los que intervengan este tipo de documentos.

Certificado Médico de Defunción Electrónico

Además, este nuevo modelo servirá para hacer la inscripción del fallecimiento en el Registro Civil. También se empleará como cuestionario estadístico del Movimiento Natural de la Población y de Defunciones según la Causa de Muerte sujetas a la Ley de la Función Estadística Pública. Por tanto, el certificado permitirá registrar en tiempo real la cifra de fallecimientos a causa de la COVID-19.

El CGCOM ha indicado que este procedimiento se podrá completar en cualquier momento, aunque no sea activado de manera urgente o inmediata. Permitirá la generación de un código de activación certificado con el que se podrá realizar una copia impresa del documento. La idea es que cuando esta acción esté activada, dicho informe pueda presentarse en los Registros Civiles correspondientes.