En condiciones fisiológicas, la insulina se segrega siguiendo dos patrones diferentes, basal, continuo, para mantener la regulación de glucosa en ayunas, y prandial, en respuesta a la ingesta. Para cubrir estos requerimientos se cuenta con dos tipos de insulinas, las basales y las prandiales.

Entre las primeras, se encuentran la insulina NPH (Neutral Protamine Hagedorn). Se obtiene añadiendo protamina a la insulina humana regular. Su acción comienza entre 1 y 2 horas a partir de su inyección, con un pico de acción máxima entre 4 y 6 horas. Su acción dura 12 horas.

Acción intermedia

Se encuadra dentro de la clasificación de insulina de acción intermedia, que no reproduce adecuadamente el patrón fisiológico basal, debiendo administrar dos dosis cuando se alcanzan las 25-30 unidades, pero, debido a su precio, constituye la opción más coste-efectiva.

La insulina detemir es un análogo soluble de insulina que se obtiene añadiendo ácido mirístico a la molécula de insulina, que forma un complejo que se une de forma reversible a la albúmina, con lo que su absorción se enlentece y se prolonga su duración de acción. Su inicio de acción se sitúa entre 1-2 horas y no tiene pico de acción. Su acción dura entre 12-18 horas, por lo que en determinados pacientes, aproximadamente un tercio, puede ser necesario administrar 2 dosis.

Insulina glargina

También está la insulina glargina. Es un análogo de insulina en el que se sustituye asparagina por glicina en la posición 21 de la cadena A y se añaden dos moléculas de arginina en la posición 30 de la cadena B. Con esto se consigue reproducir mejor la secreción basal fisiológica de la insulina. El inicio de acción se produce a las 1-2 horas, tampoco tiene pico de acción y su duración de acción prolongada puede llegar hasta 20-24 horas.

Se presenta como insulina glargina U-100 (100U por ml) o glargina U-300 (300U por ml) que consigue reducir el volumen de inyección.

Se dispone de un biosimilar glargina U-100 con la misma eficacia, calidad comparable y superponible en todo al fármaco biológico de referencia.

Insulina degludec

La insulina degludec es un análogo de la insulina en el que se realiza la deleción del último aminoácido de la cadena B y la adición de un ácido glutámico unido desde la LysB 29 al ácido graso hexadecanoico. Esto hace que forme multihexámeros tras la inyección subcutánea, lo que le confiere secreción muy estable, siendo la insulina basal de acción más prolongada. El inicio de su acción se sitúa entre 1-2 horas y no tiene pico máximo. Su acción dura de 24-42 horas. Gracias a ello el horario de administración puede ser flexible, siempre que se asegure un mínimo de 8 horas entre inyecciones.

La insulinas pandriales se utilizan como complemento a las basales para replicar el pico fisiológico de la insulina en respuesta a la ingesta.

Insulinas rápidas

Con respecto a la insulina rápida, también llamada insulina regular o cristalina, hay que indicar que es una insulina humana pura, sin ningún tipo de aditivo. Su inicio de acción es a los 30 minutos, con un pico máximo 2-4 horas y una duración de acción de 5-8 horas.

Los análogos ultrarrápidos son insulinas con diferentes modificaciones por ingeniería genética que consiguen que su acción sea más rápida y corta la insulina humana regular. Esto permite mayor flexibilidad horaria de modo que pueden ser administradas justo antes de la ingesta o incluso después de iniciada la misma.

En la insulina lispro se ha modificado el orden de los aminoácidos prolina-lisina en las posiciones 28 y 29 de la cadena B, mientras que en la insulina aspart se sustituye la prolina por ácido aspártico en la posición 28 de la cadena B.

Inicio de acción rápido

La insulina glulisina sustituye asparagina por lisina en la posición 3 de la cadena B y la lisina se cambia por glutamato en la posición 29. Esto permite que tenga un inicio de acción a los 5-15 minutos, con un pico máximo 30-90 minutos. Su acción dura entre 3 y 4 horas. Hay una presentación de insulina lispro en concentración U-200.

Existe además una nueva formulación de insulina aspart en la que la adición de nicotinamida produce una absorción más rápida, que permite utilizarla desde 2 minutos antes de la comida hasta 20 minutos después de su inicio.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Juan José Rodríguez Alonso, Juan Pedro Justel Pérez, Alejandra de Miguel Gordillo y Raúl Crespo Abia; Susana Daviña Romero, Núria Izquierdo Adeva y Nuria Ferreiro Vázquez, del Centro de Salud Chapela, y los endocrinólogos Rosa María Argüeso Armesto, Paula Álvarez Castro y  Nazareth Rodríguez Novo, del Hospital HULA, en Lugo.