El tabaquismo, además de ser perjudicial para la salud en general, es también un importante factor de riesgo para la salud bucodental. Aumenta significativamente el riesgo de padecer periodontitis y, a la vez, empeora la respuesta a los tratamientos realizados. Coincidiendo con la celebración del Día de la Periodoncia, celebrado el 12 de mayo, el grupo de trabajo conjunto del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) presenta un protocolo para facilitar la cesación tabáquica desde la consulta dental. Dicho protocolo está destinado a las más de 22.000 clínicas dentales existentes actualmente en España.

“Como profesionales de la salud, los dentistas tenemos una responsabilidad con nuestros pacientes fumadores y debemos abordar el tabaquismo en la consulta dental. empleando estrategias adecuadas en cada caso para así ayudarlos a abandonar el consumo de tabaco, mejorar su salud general y bucal, y obtener una mejor respuesta en los tratamientos realizados”, destaca el Dr. Antonio Bujaldón, presidente de SEPA.

Protocolo sencillo, útil y necesario

Siendo el tabaco uno de los principales causantes de la periodontitis, los estudios demuestran que aún escasean los profesionales del área bucodental que se involucren activa y rutinariamente en el tratamiento del tabaquismo. “No por falta de interés, sino por falta de preparación específica o entrenamiento adecuados”, apostilla la Dra. Regina Izquierdo, directora de la revista Cuida tus Encías y coordinadora del Grupo de Trabajo SEPA-CNPT.

Con esta premisa, y como explica Leyre Gaztelurrutia, secretaria de la Junta Directiva del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo: “la consulta dental es un lugar idóneo para identificar el consumo de tabaco entre los pacientes y, de la misma forma, animar a que inicien un proceso de cesación tabáquica”.

Para facilitar este procedimiento, expertos de SEPA y del CNPT han diseñado un sencillo, ágil y práctico protocolo de actuación. Dicho procedimiento tiene el objetivo de que los integrantes del equipo de salud bucal apliquen una intervención basada en el consejo breve para la cesación tabáquica. El protocolo puede ser aplicado a mayores de 18 años fumadores de cigarrillos, tabaco de liar, puros, vapeadores y cigarrillos electrónicos. Tanto si son consumidores habituales como si son fumadores sociales, independientemente de los cigarrillos consumidos al día.

Impacto sobre la salud bucodental

Son poco conocidos los efectos nocivos que el tabaco provoca en la salud bucodental, pero resultan extraordinariamente frecuentes e importantes. Entre ellos, la decoloración y aparición de manchas en los dientes, la halitosis, el aumento de la incidencia de caries, el riesgo de desarrollar gingivitis, el agravamiento de la periodontitis o el riesgo de pérdida de implantes dentales, hasta el incremento del riesgo de cáncer oral.

Por el contrario, dejar de fumar siempre es positivo para la salud del paciente actual y futura. En el caso de la salud bucal, los beneficios son múltiples. Disminuye el riesgo de cáncer oral, se reduce sustancialmente la incidencia de leucoplasia oral e, incluso, un número significativo de estas lesiones desaparecerán tras la cesación tabáquica; mejora el sentido del gusto y el olfato, así como la halitosis; entre otros.

Un objetivo en siete pasos

La intervención para la cesación tabáquica a través del consejo breve debe tener una duración máxima de 10 minutos y se realizará antes del tratamiento planificado. En el caso de la primera vista, se efectuará al final de esta, una vez estén cubiertas las necesidades del paciente.  Se propone que las visitas sobre cesación tabáquica se planifiquen coincidiendo con las citas de tratamiento periodontal.

Según SEPA, se deben marcar unos objetivos de actuación basados en una relación de confianza con el paciente que quiere dejar de fumar y conseguir su motivación.

  • En la primera visita, se efectuará una necesaria entrevista, para evaluar la condición de fumador y el uso del tabaco, así como para determinar si el paciente quiere o no dejar de fumar. Con todo ello, se procederá a la recogida de datos. En todos los casos, se ofrecerá apoyo y se entregará material impreso con consejos breves sobre los beneficios de la cesación tabáquica.
  • En la segunda visita, se identificará el estadio de motivación para el cambio, se valorará el grado de dependencia y se marcará la fecha del cese. Además, se ofrecerán recomendaciones sencillas y personalizadas, informando de los efectos transitorios tras el cese del hábito.
  • En las visitas tres, cuatro, cinco y seis (uno, dos, tres y seis meses desde el cese), el objetivo será reforzar el beneficio que se deriva del cese tabáquico. Se ofrecerá la motivación necesaria para continuar o para volver a intentarlo (el riesgo máximo de recaída es a los tres meses de la cesación).
  • Finalmente, en la visita siete se pone fin a la intervención (aproximadamente 12 meses desde que se produjo el abandono del tabaco), siendo el momento óptimo para confirmar el cese del hábito, reforzar el beneficio y ofrecer la motivación para continuar o para volver a intentarlo.

Día de la Periodoncia

Las enfermedades periodontales afectan a más de la mitad de las personas adultas en todo el mundo y pueden tener importantes consecuencias, pero son fácilmente evitables y tienen un tratamiento eficaz y seguro. En base a esta situación, el 12 de mayo se celebra el ‘Día de la Periodoncia, que este año se ha desarrollado bajo el lema “Las enfermedades de las encías se pueden prevenir”.