E.P., Madrid.- Los centros especializados en fecundación in vitro ya pueden realizar experiencias controladas con óvulos congelados, con la entrada en vigor del Real Decreto que regula los requisitos para llevar a cabo esta técnica experimental. Esta norma fue publicada el pasado sábado en el Boletín Oficial del Estado.

Dicha técnica ofrece la posibilidad de quedarse embarazadas a mujeres estériles por determinados tratamientos, como quimioterapia, en el caso de que previamente hayan congelado este material biológico.

Según establece la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, no estará autorizada en tanto no haya garantías sobre su viabilidad después de su descongelación. En la actualidad, tal y como señala el Real Decreto, la experiencia acumulada ha mejorado las expectativas. En virtud del Decreto, sólo podrá autorizarse el desarrollo de experiencias controladas de fecundación de ovocitos o tejido ovárico previamente congelados en centros sanitarios que reúnan los requisitos establecidos por Ley. Además, las experiencias deben ser gratuitas.

En cuanto al procedimiento de autorización, señala que se llevará a cabo por las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas competentes en la materia. La autorización precisará, en todo caso, del informe previo favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, sin perjuicio de las competencias de las comisiones homólogas de las Comunidades Autónomas.

Requisitos de los proyectos

La autorización requerirá además la presentación de un proyecto en el que, en todo caso, deberá constar, entre otros, la identidad y cualificaciones profesionales del personal que va a desarrollar la experiencia, la justificación y los objetivos del proyecto, la selección de los sujetos de la experiencia, el desarrollo de la experiencia y la evaluación de resultados, los acontecimientos adversos posibles y el informe del comité ético de investigación clínica del centro que va a desarrollar la experiencia, o del comité autonómico competente.

Junto con el proyecto, la solicitud de autorización deberá ir acompañada de una documentación, entre la que figura la especificación de las condiciones económicas del proyecto. Así, deberá incluir la referencia a la gratuidad de todas las actuaciones relacionadas con el desarrollo de la experiencia; un seguro de responsabilidad civil y los modelos de formularios de consentimiento informado a suscribir por los participantes en el proyecto, en el que conste de manera expresa su carácter de experiencia controlada.

Además, la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida podrá solicitar la ampliación de la información incluida en los proyectos, si lo considera adecuado a efectos de la emisión del informe correspondiente.

Igualmente, cuando se produzcan acontecimientos adversos graves en el desarrollo de la experiencia deberá comunicarse esta circunstancia de forma inmediata a la autoridad correspondiente que hubiese autorizado la experiencia así como a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.