SECCIÓN  patrocinada por: 

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La gran variedad de antipsicóticos disponibles para el tratamiento de la esquizofrenia exhibe diferencias considerables en la afinidad con los diferentes receptores sinápticos. Así, pueden existir divergencias en la eficacia y la seguridad, según una de las conclusiones del estudio publicado recientemente en The Lancet, Comparative efficacy and tolerability of 32 oral antipsychotics for the acute treatment of adults with multi-episode schizophrenia: a systematic review and network meta-analysis, que tiene como primer firmante a Maximilian Huhn, del Departamento de Psiquiatría y Psicoterapia del Hospital Rechts der Isar de Munich (Alemania). Un metaanálisis con 402 estudios y 53.463 participantes concluye que los antipsicóticos reducen los síntomas generales de la esquizofrenia más que el placebo, aunque clozapina es la que más redujo los síntomas negativos.

Seis de los antipsicóticos analizados no presentaron diferencias estadísticamente significativas. Además de clozapina, también amisulprida, zotepina, olanzapina y risperidona fueron significativamente más eficaces que otros fármacos, mientras que la amisulprida disminuyó más los síntomas positivos, y sulpirida, los depresivos.

Finalidad del metaanálisis

La clasificación actual de los fármacos antipsicóticos como de primera generación o típicos y de segunda generación o atípicos podría estar cuestionada por los resultados de un estudio metaanálisis que no demuestra diferencias clínicamente relevantes en las tasas de remisión y/o respuesta entre ambos grupos. De hecho, cada antipsicótico tiene unas características propias que deben ser consideradas individualmente.

Este trabajo compara la eficacia y seguridad de 32 antipsicóticos en el abordaje de la esquizofrenia y es la continuación de otro estudio realizado con 15 fármacos por el mismo equipo en 2013, como explican Elena García Lobato y Belén Calabozo Freile en un artículo publicado por el Centro de Información de Medicamentos del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl). Una de las conclusiones es que la eficacia y el perfil de seguridad de los antipsicóticos disponibles es variable. La falta de comparaciones directas entre antipsicóticos complica la cuantificación de estas diferencias.

Eficacia y seguridad

En el estudio de 2019 se han evaluado nuevas variables de eficacia y seguridad, y se ha investigado la respuesta global, así como la respuesta en síntomas positivos y negativos, los abandonos, la calidad de vida y la depresión, entre otras variables. Los autores han confirmado que los resultados obtenidos en ambos metaanálisis “son similares”.

La divergencia en la unión a los receptores provoca que las diferencias entre antipsicóticos puedan ser considerables tanto en términos de eficacia como de efectos adversos. En el estudio de 2013, los 32 fármacos incluidos fueron más eficaces que placebo y se observaron “pequeñas pero robustas” diferencias entre ellos, sobre todo en el perfil de efectos adversos. Así, los antipsicóticos más eficaces fueron clozapina, amisulprida, olanzapina y risperidona, según los autores.

Metodología de trabajo

El metaanálisis publicado en The Lancet en noviembre de 2019 compara la eficacia y tolerabilidad de 32 antipsicóticos orales en el tratamiento agudo de adultos con múltiples episodios de esquizofrenia, trastorno esquizofreniforme o esquizoafectivo. El método de trabajo consistió en realizar una revisión sistemática y metaanálisis en red de ensayos aleatorizados. Se incluyeron estudios tanto publicados como no publicados, doble ciego, controlados con placebo o con otros antipsicóticos. La búsqueda se realizó en las principales bases de datos, como Medline, Central o Embase, hasta enero de 2019.

La investigación incluye todos los fármacos antipsicóticos de segunda generación disponibles en Europa o EE. UU., así como una selección de antipsicóticos de primera generación. Se excluyeron los estudios con pacientes resistentes al tratamiento, primer episodio de esquizofrenia, enfermedades concomitantes, síntomas depresivos, estudios de prevención de recaídas y los realizados en China por su baja calidad.

Eficacia de la clozapina

El análisis del Centro de Información de Medicamentos del Sacyl se fija en la clozapina, mencionado como el antipsicótico más eficaz para esquizofrenia. En opinión de los expertos, las restricciones de seguridad en su uso por agranulocitosis han disminuido su uso a los casos de esquizofrenia más graves y con resistencias probadas a otros antipsicóticos. Estudios recientes indican que la incidencia y mortalidad asociadas a la agranulocitosis por clozapina son inferiores a las estimadas en investigaciones previas, y que la mortalidad global por clozapina es menor a la asociada a otros fármacos antipsicóticos.