Actualmente siguen sin conocerse en profundidad los mecanismos que controlan la hipertrofia cardiaca, lo que impide el desarrollo de terapias efectivas. En este ámbito destaca una nueva investigación del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). La misma ha logrado identificar un nuevo mecanismo que podría ayudar a desarrollar nuevas herramientas terapéuticas para el tratamiento de la hipertrofia cardiaca. En concreto, para los pacientes con síndrome de Cushing con hipertrofia cardiaca.

Estos pacientes presentan hipertrofia cardiaca causada en parte por activación del receptor de glucocorticoides. Los investigadores observaron una cierta desregulación de la expresión de SRSF4 y GAS5 en muestras de estos pacientes. Sin embargo, su posible papel en este síndrome requerirá investigación adicional.

Tal y como ha explicado el jefe del Laboratorio de Regulación Molecular de la Insuficiencia Cardiaca del CNIC, Enrique Lara Pezzi, los resultados se centran en la proteína SRSF4. Esta se une y estabiliza el ARN no codificante GAS5. La misma, a su vez inhibe el receptor de glucocorticoides y previene así la hipertrofia cardiaca.

Claves de la hipertrofia cardiaca

Los hallazgos de esta investigación ya están publicados en la revista ‘Circulation Research‘, En la misma se especifica que los ratones que carecían de SRSF4, una proteína que se une al ARN, desarrollaban hipertrofia cardiaca. Por ello, presentaban problemas de relajación del músculo cardiaco (disfunción diastólica). Al analizar los posibles mecanismos moleculares implicados en esta respuesta, el equipo del CNIC encontró que la ausencia de SRSF4 reduce enormemente la expresión de un ARN no codificante llamado GAS5.

En este sentido, el primer autor del estudio, Javier Larrasa, la ausencia de SRSF4 provocaba la degradación de GAS5. También a su vez, la activación del receptor de glucocorticoides. Mientras, la sobrexpresión de GAS5 utilizando un vector viral permitió no solo inhibir el receptor de glucocorticoides sino también reducir la hipertrofia del corazón.

Los investigadores concluyen que la identificación del eje de señalización celular SRSF4-GAS5-receptor de glucocorticoides supone un importante avance en la caracterización de los mecanismos moleculares que controlan esta patología.