La Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa ha lanzado la Coalición Paneuropea de Salud Mental, con el fin de abordar las lagunas en los servicios de salud mental y mantener esta cuestión en lo más alto de la agenda política.

Así, esta coalición, presentada en Bruselas (Bélgica) pide a los gobiernos de todos los niveles que inviertan adecuadamente en los servicios de salud mental, en la mano de obra y en una infraestructura terapéutica moderna.

Estos organismos están en el centro del Programa de Trabajo Europeo 2020-2025 (EPW, por sus siglas en inglés) de la OMS ‘Acción Unida para una Mejor Salud en Europa’. La coalición es una de sus cuatro iniciativas emblemáticas. En la 71ª sesión del Comité Regional de la OMS para Europa, los Estados miembros adoptaron el Marco de Acción Europeo sobre Salud Mental, que es el documento político clave que guiará la intensificación de los esfuerzos en toda la Región para promover el bienestar mental.

Programa de Trabajo Europeo 2020-2025

El EPW se centra en aspectos de la labor de la OMS que constituyen un alejamiento de la mera continuación de la actividad habitual. Deja espacio para una aplicación ágil, acelerando la obtención de resultados y apoyando la inversión en el futuro. La Coalición es la forma en que se pondrá en marcha el marco.

“Como en cualquier crisis, son los más vulnerables entre nosotros los que más han sufrido. Nosotros, como responsables políticos, tenemos que aprender de cualquier crisis, y una de las lecciones más claras para mí es la necesidad de hacer más para proteger y mejorar la salud mental de nuestros ciudadanos”, ha señalado la Comisaria Europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides. “Estamos juntos: la comisión, la OMS, los Estados miembros, las partes interesadas, los profesionales y los directamente afectados”, ha proseguido.

Dar visibilidad a la salud mental significa sensibilizar a la población sobre el problema y asegurarse de que la gente conozca las enfermedades mentales y el bienestar. Pero, como se ha puesto de manifiesto en la presentación de la coalición, también significa recopilar y difundir buenos datos, encontrar a las personas que padecen enfermedades mentales y diseñar acciones concretas para apoyarlas.

Cómo la COVID-19 ha empeorado la salud mental

Las lagunas en los servicios de salud mental existían antes de que estallara la pandemia en 2020, pero la COVID-19 ha empeorado considerablemente las cosas.

En este sentido, los cierres, el aislamiento, la falta de empleo, el cierre de escuelas y la ansiedad por el contagio, entre otros, son factores que han afectado a toda la sociedad. Pero, tal y como recuerdan desde la OMS Europa, las estimaciones muestran que los niños y los jóvenes han sufrido “de forma desproporcionada”. En la actualidad, más de 150 millones de personas viven con una enfermedad mental, y solo una pequeña minoría de ellas recibe la atención que necesita.

El evento de lanzamiento también ha incluido un taller operativo con expertos técnicos y representantes ministeriales que debatieron los próximos pasos y cómo hacer avanzar la coalición. Así, los participantes debatieron cómo garantizar que no se olvide a los grupos vulnerables, así como la necesidad de incluir una clara perspectiva de derechos humanos y cómo integrar la salud mental en las emergencias.

Se calcula que el 13 por ciento de los jóvenes de esta región se enfrentan a sus propios demonios, y muchos creen que están solos”, ha asegurado. “Cada persona en esta sala es un mecanismo de cambio y esperanza para los jóvenes como yo en toda la región”, ha concluido.