Cada invento surge de una carencia o necesidad, como es el caso de la creación de COBY 1, la primera camilla robotizada, patentada por el español Manuel Borges a nivel internacional. Ha sido diseñada para personas con movilidad reducida que se encuentran encamadas en hospitales, residencias o en el propio domicilio como pacientes tetrapléjicos, parapléjicos, con obesidad mórbida o recién operados.

Fundación PONS ha presentado la camilla en la sede de la organización en Madrid, dentro del marco de sus ‘Encuentros de Innovadores en Tecnologías Sanitarias’.

La camilla COBY-1 se presenta como la solución al desbordamiento del personal sanitario ocasionado en los hospitales. Especialmente en el momento actual, durante la pandemia de la COVID-19, de cara a los enfermos encamados. “Podría haber ayudado mucho en la pandemia. Como la camilla permite trabajar a distancia, no hubiera hecho falta acercarse al paciente, ya que ese momento era peligroso y podía haber riesgo de infección. Con la camilla hubiese sido automático, incluso para darle la vuelta”, ha explicado Borges, su inventor.

Funciones y ventajas

La realidad es que la población está envejeciendo. Con ello, aumenta la dependencia y la cronicidad, cada vez con mayor número de personas encamadas en hospitales, centros de mayores y domicilios. La camilla COBY-1 cuenta con las siguientes funciones para mejorar la calidad de vida de estos pacientes:

  • Recoger al paciente de la cama para trasladarlo a quirófano o donde sea necesario.
  • Respecto a la higiene, al paciente se le puede duchar en la propia camilla y sin necesidad de trasladarlo a otro lugar. Al paciente se le puede dar la vuelta de manera semi-automática mientras se ducha para poder llegar a cada una de las partes del cuerpo.
  • Los actos fisiológicos del paciente se pueden realizar desde la propia camilla.
  • La camilla se adapta a la forma de una silla de ruedas eléctrica de paseo para que el paciente pueda pasar de la camilla a la silla automáticamente. Puede ser usada como transporte, como una silla de ruedas para trasladar al paciente a cualquier lugar de la casa u hospital.

 

Un invento premiado internacionalmente

COBY-1 ha sido galardonada como ‘Mejor Invención Española’ por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Esta distinción no sólo premia la capacidad de innovación, sino lo que realmente aportará a la sociedad. La camilla también ha cosechado gran éxito a nivel internacional con dos medallas de oro, una en el Salón Internacional de Invenciones de Ginebra y otra en la Asociación de Tecnologías Alternativas de Rumania.

Su autor, Manuel Borges, estudió Diseño Industrial de Máquinas en la escuela universitaria de Hannover (Alemania). Tuvo la idea de crear esta camilla robotizada cuando su padre estuvo encamado en un hospital de Santa Cruz de Tenerife durante más de un año. “Estaba en un hospital muy caro, hacía sus necesidades en la cama y tardaban mucho en auxiliarlo. Ahí me di cuenta de que eso era un trauma para él. Hablé con el director de la clínica La Colina para preguntarle si tenían alguna clase de máquina que pudiera coger a un enfermo, pero por aquel entonces era un tema tabú. Recorrí medio mundo para saber si existía una camilla que pudiera comprar. Así que cuando volví a Canarias, me puse a crear COBY-1”, ha explicado Borges durante la presentación.