L. Fonseca, Gijón.-La precariedad laboral de los facultativos de refuerzo llegará al Consejo Interterritorial de Salud. Así al menos lo pretende la Organización Médica Colegial (OMC), que pedirá al Ministerio de Sanidad que aborde dicha problema en una sesión del consejo en el que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas. La actuación es el resultado de la Asamblea Extraordinaria que la OMC celebró el pasado 19 de julio, en la que se acordó la creación de un grupo de trabajo en el que estarán presentes todos los Colegios provinciales y que se encargará de elaborar un estudio sobre la situación de los médicos de refuerzo en las diferentes autonomías. La presidenta del Colegio de Médicos de Asturias, Carmen Rodríguez, promotora de la iniciativa y coordinadora del grupo de trabajo en la OMC, considera que "se debe buscar una solución común a todas las autonomías".

Precisamente, en la última Asamblea Extraordinaria, dicha facultativa alertó sobre la proliferación de contratos-basura entre los refuerzos, así como las irregularidades que se observan en los distintos servicios de salud sobre el exceso de jornada laboral. Y es que los facultativos contratados para cubrir fines de semana, guardias y festivos suelen realizar más de la jornada máxima, que la Unión Europea ha fijado en 48 horas semanales. "Muchos médicos trabajan 72 ó 96 horas seguidas. Eso es inadmisible", apunta Carmen Rodríguez, quien, a su vez, recuerda que los contratos de refuerzo nacieron de unos acuerdos sindicales alcanzados en 1990 y 1992 en los que se fijaba un máximo a la jornada de atención continuada que podría llegar a realizar el personal de plantilla, y preveía la contratación eventual para cubrir el exceso de horas que quedarían desatendidas. Estos acuerdos también contemplaban la posibilidad de contratar personal de refuerzo para apoyar zonas muy aisladas o con incrementos poblacionales coyunturales.

Sin embargo, pasados los años, los refuerzos se han convertido en la forma más precaria de trabajo en la Sanidad pública. Los profesionales con este tipo de adscripción suelen cobrar bastante menos (del orden de los 600 euros mensuales menos que sus homólogos interinos o de plantilla) y realizar el doble de jornada. Además, las comunidades autónomas no guardan un mismo posicionamiento, por lo que aún existen regiones en los que los facultativos de refuerzo no tienen derecho a la cotización ininterrumpida a la Seguridad Social.

En los próximos meses, el grupo de trabajo de la OMC tiene previsto mantener reuniones con los consejeros de Salud de las diferentes autonomías, así como con los grupos parlamentarios en el Congreso. "Creemos que se debe alcanzar un consenso nacional sobre los refuerzos", indica Carmen Rodríguez, quien no ha dudado en afirmar que mediará ante la ministra de Sanidad, Ana Pastor, "para que lleve este asunto al seno del Consejo Interterritorial".

Defensor del Pueblo

Por otra parte, la Asociación de Médicos de Refuerzo de Asturias ha presentado una denuncia por abuso laboral ante el Defensor del Pueblo. Así lo ha señalado la presidenta de dicho colectivo, Rosa de Alba, quien afirmó que en el Principado los facultativos contratados para fines de semana, festivos y guardias nocturnas "realizamos el doble de jornada anual, superando en ocasiones las 3.000 horas al año". Los médicos de refuerzo de Asturias, que suman poco más de un centenar, consiguieron que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) reconociera su derecho a la cotización ininterrumpida en la Seguridad Social. El logro se alcanzó tras presentar diversas denuncias judiciales. Asimismo, dichos profesionales también deberán cobrar el incremento salarial que el Sespa acordó en 2002 para el resto del personal sanitario, acuerdo que en un principio pretendía excluir a los refuerzos.