L.S. Barcelona.- Crear lo que el doctor Jaume Padrós, secretario del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), ha calificado como un "observatorio de la inseguridad de los médicos". Este es el objetivo de la entidad colegial que, ante la "percepción" de un incremento de las situaciones de agresión contra facultativos, ha puesto en marcha diversas iniciativas para valorar el alcance de la problemática en nuestro entorno y actuar en consecuencia.

En este sentido, el doctor Padrós ha asegurado, en declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO, "que actualmente se están analizando las respuestas de una encuesta acerca de la inseguridad y las agresiones en el trabajo, que se ha realizado sobre una muestra de más de 800 médicos barceloneses". Con la base epidemiológica de dicho sondeo, cuyo análisis de resultados se espera que esté listo antes de terminar el año, el COMB tendrá un elemento de referencia para desarrollar acciones a posteriori, ha informado el secretario del colegio.

El COMB, sin embargo, ya ha dado los primeros pasos en la creación de este observatorio de inseguridad. Así se hace patente mediante iniciativas como la ya firmada "póliza de seguro colectivo que el colegio ha contratado con la intención de emprender acciones legales cuando algún colegiado se encuentre en esta situación", esgrime el doctor Padrós. Asimismo, el secretario del COMB ha avanzado que un comité de expertos está redactando un cuaderno de buena praxis con "recomendaciones sobre cómo actuar ante casos de violencia y agresión al médico".

Otro de los planes del colegio es la distribución de una hoja de identificación de incidentes, también en fase de elaboración, entre los centros de la provincia, con el objetivo que los afectados reporten todos los casos y puedan emprenderse, así, las citadas acciones legales. Por último, el COMB "dinamizará la creación de un grupo de personas en cada centro, que sean representativos de los médicos, y que velen por la identificación de los casos de agresión", ha subrayado Jaume Padrós.

Situación en otros países

A falta de los resultados finales del análisis de la encuesta, el COMB se remite a los datos de otros países, como es el caso de Inglaterra, donde desde hace unos años se intenta, aunque no con mucho éxito, luchar contra los ataques del personal sanitario. Según la encuesta criminal británica del año 2000 las enfermeras son el colectivo sanitario que corre mayor riesgo de agresión en el trabajo en ese país. Así, el porcentaje de riesgo entre diplomados en enfermería alcanza el 5 por ciento, mientras que la media para el conjunto de trabajadores británicos es del 1,2 por ciento. El riesgo de otros profesionales sanitarios, incluidos los médicos, es del 1,4 por ciento.

Por otro lado, y tal y como se recoge en un estudio publicado en marzo de 2003 en el British Medical Journal (BMJ 2003.326:678), los informes de incidentes de violencia contra los equipos del Sistema Nacional de Salud británico aumentaron, entre los años 2001 y 2002 en un 13 por ciento. Ante estos datos, los responsables en política sanitaria del gobierno británico han puesto en marcha iniciativas para sufragar la situación, algo que, según Jaume Padrós, "pretende conseguir también el COMB". Aún así, el secretario de esta entidad señala que "si bien el objetivo que perseguimos es el mismo que el del modelo británico, nosotros introduciremos aspectos innovadores de carácter preventivo".

En otros países como Francia, y como ya informó el doctor Padrós a este medio en ocasiones anteriores (ver edición del 19/06/2003), "la violencia en la consulta es el primer motivo de preocupación y uno de los principales problemas del Sistema Nacional de Salud". Aún así, el secretario del COMB reconoció también la necesidad de salvar las diferencias entre el sistema sanitario francés y el español, dado que "el sistema francés está estructurado básicamente en consultas individuales privadas que priman sobre el trabajo en equipo, más propio del sistema español".

Médicos de Cataluña elabora una guía de actuación

Con el mismo objetivo, el sindicato Médicos de Cataluña (MC) se encuentra actualmente desarrollando un manual de recomendaciones sobre cómo actuar ante una posible situación de agresividad en contra del médico. "Estamos asistiendo a un crecimiento progresivo de este tipo de incidentes", señala Patricio Martínez, secretario general del sindicato catalán, quien asegura que a pesar de que no existan datos estadísticos "se trata del sentir que tenemos". No en vano, y a juicio de Martínez, en las encuestas sobre las preocupaciones de la sociedad española aparece siempre el tema de la inseguridad.

El manual de recomendaciones pretende ser, tal y como ha informado el secretario general de MC en declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO, "una guía que aporte consejo útil, que ayude a la toma de decisiones del médico en el momento de afrontar una determinada situación que pueda tornarse violenta".

Está previsto que el documento aparezca antes de finalizar el año. El sindicato catalán intentará someter el texto al criterio de la Generalitat, aunque, matiza el doctor Martínez, "sin ánimo de firmar un pacto o convenio, sino para asegurarnos que compartimos las mismas posturas al respecto".