Jesús Romano, Cuenca.-Los cinco colegios de médicos de Castilla-La Mancha tienen previsto crear un Plan de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) a nivel regional, similar al que existe en otras Comunidades Autónomas, con objeto de poder atender a los facultativos con problemas psicológicos o adictivos. El programa podría estar listo a finales del presente mes de junio.

Así lo ha indicado en una entrevista concedida a EL MEDICO INTERACTIVO el presidente de la institución médico-colegial de Cuenca, Francisco Javier Pulido, quien precisó que el proyecto para "la creación del PAIME regional está muy avanzado". A este respecto, explicó que "hace unos días, representantes de todos los Colegios de Castilla-La Mancha tuvimos una reunión para concretar cómo podríamos crear la red asistencial, y ya nos hemos puesto en contacto con el Colegio de Médicos de Barcelona", entidad pionera en la aplicación de este programa, cuya finalidad es la de prestar atención psicológica e, incluso, hospitalaria, a profesionales de la Medicina con trastornos psicológicos o algún tipo de adicción. De esta forma, no sólo se presta un servicio fundamental -y confidencial- para el facultativo con este tipo de problemáticas, sino que, además, se garantiza la correcta praxis médica".

De hecho, Pulido Morillo precisó que, aunque aún no se ha suscrito ningún acuerdo con la entidad colegial catalana, "ya ha habido algunas colaboraciones, trasladando, incluso, allí a algún médico con problemas de este tipo".

"Ahora -añadió-, pretendemos crear nosotros la estructura del PAIME regional, siguiendo los modelos del Colegio de Médicos de Barcelona". Además, "lo hemos presentado ya en las asambleas de cada Colegio", apostilló. También concretó que, según las previsiones de los máximos representantes de las instituciones colegiales castellano-manchegas, "el programa podría comenzar a funcionar en esta región para finales de este mes de junio".

El doctor Pulido citó, sin embargo, la financiación como el "escollo más grande" para hacer frente al PAIME. A este respecto, señaló que, al menos en un principio, se crearían las unidades ambulatorias para atender en primera instancia a los facultativos que así lo solicitaran, pero "se derivarían a Barcelona" aquellos casos en los que se requiera ingreso en un centro de internamiento.

"En Castilla-La Mancha existen entre seis mil y siete mil colegiados en toda la Comunidad, por lo que sería un disparate que cada provincia hiciera su propio PAIME", concluyó el responsable de los médicos de Cuenca.