Antonio Pais, Santiago de Compostela.- Los Colegios de Médicos de Galicia se oponen frontalmente al proyecto de decreto por el que el Servicio Gallego de Salud quiere establecer un código numérico personal de los profesionales que intervienen en los procedimientos de prestación y gestación de servicios del Sistema Sanitario Público Gallego. Desde los Colegios de Médicos, se critica el papel que este decreto jugaría contra la labor de los Colegios profesionales y, de forma especial, se censura la posibilidad de que el código numérico personal pueda servir para la validación de recetas.

El Colegio de Médicos de La Coruña considera que "estando plenamente vigente la obligatoriedad de colegiación para el ejercicio profesional, el sistema de identificación de los profesionales médicos a través del número de colegiado que tienen asignado, que se viene utilizando, con todas las garantías y efectividad práctica, hace innecesario la implantación del proyecto que se pretende".

El Colegio de La Coruña sólo salva el caso de que el código numérico tuviera "correlación o correspondencia con el respectivo número de colegiado, circunstancia que no se menciona en el texto del proyecto". Y añade que el número de colegiado supone una identificación individualizada del profesional que goza de total garantía y control.

Por otra parte, la medida que se pretende supondría, a juicio del colegio coruñés, un obstáculo para que los colegios profesionales ejerzan las funciones que por ley tienen atribuidas, como la ordenación del ejercicio de la profesión dentro del marco legal, la representación de la misma y la defensa de los intereses de los colegiados. Y se observa una confrontación con la normativa estatal de receta médica, que exige como requisito de validez de ésta, la constancia expresa del número de colegiado (Ley del Medicamento R.D. 1910/1984, Orden de 23/5/94). Lo mismo sucede con los documentos aprobados por normas reglamentarias de ámbito estatal.

Para el Colegio de Médicos de La Coruña, en definitiva, la nueva medida sólo será un elemento que generará confusionismo. Por todo ello, solicita la retirada del proyecto.

Pontevedra pone alegaciones

Por su parte, el Colegio de Médicos de Pontevedra rachaza el proyecto siempre que atente contra el papel que juega el número de colegiación, que es el único que, en su opinión, "supone una garantía en la asistencia médica". En declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO, Isidro Lago, secretario del Colegio de Médicos pontevedrés, se opone de forma especial al código numérico personal "siempre que sirva como validación de recetas".

El doctor Lago, también secretario del Consejo Gallego de Colegios de Médicos, ha subrayado que la postura conjunta de los cuatro colegios gallegos "se tratará en la próxima reunión del Consejo, posiblemente antes de que finalice el mes de octubre".

El secretario del Colegio de Médicos de Pontevedra entiende que "los Colegios de Médicos se van a oponer frontalmente a cualquier número que afecte a una receta. Otra cosa es que, por organización interna del Sergas, el médico pueda tener un código interno. Pero el número de colegiado sólo lo dan los Colegios Profesionales".

Para el doctor Lago, "desde la Administración no se puede alegar que con ese número ya no se necesitaría tener el de colegiado. En ese momento, no tendrían ni siquiera profesionales sino que podrían tener gente que no hubiera acabado la carrera. Recientemente, el Colegio de Médicos de Pontevedra ha detectado a un médico que no lo era con un título de licenciado en Medicina. El control y la vigilancia sólo la pueden hacer los Colegios de Médicos".

La medida puede jugar contra la obligatoriedad de la colegiación médica. El secretario de la institución médico-colegial de Pontevedra responde de forma tajante: "La colegiación médica es ineludible. El colegio es el único garante de que los profesionales están perfectamente en regla. Lo otro no es reglado, ni el Sergas ni el Estado son serios al realizar este papel, no se puede exigir que a los tres años se haga fijo a un trabajador y que en el Sergas lleven 16 años y no serlo".

En definitiva, el Colegio de Médicos de Pontevedra se opone al proyecto de decreto "cuando implique que no sea preciso estar colegiado para trabajar en el Sergas. Si éste quiere tener un número de identificación profesional, es otra cuestión", concluye el doctor Lago.