La microbiota juega un papel clave en la respuesta inmunitaria frente a las infecciones respiratorias víricas, ya que más del 70% del sistema inmunitario se encuentra en el tracto gastrointestinal. Partiendo de esta premisa, reforzar el sistema inmunitario a través de los probióticos es una estrategia prometedora que se está investigando en varios estudios para hacer frente a la infección por COVID-19.

Uno de ellos es el estudio clínico llevado a cabo que presenta Jordi Espadaler, director de Innovación de AB-BIOTICS, y cuyos resultados se han expuesto en el Congreso del International Human Microbiome Consortium, celebrado en Barcelona los días 27, 28 y 29 de junio. Se trata de un ensayo clínico aleatorizado y controlado con placebo en pacientes positivos por COVID-19, sintomatología leve y no hospitalizados. “El abordaje terapéutico a través de la microbiota permite ampliar y reforzar el arsenal terapéutico para esta enfermedad y si bien esta combinación de probióticos ha sido estudiada con pacientes de COVID-19, la evidencia actual sugiere que su efecto estimulante de la inmunidad, podría ser aplicable a otras infecciones virales”, explica Espadaler.

En este contexto se enmarca AB21TM, que ha sido desarrollada por la empresa biotecnológica española AB-BIOTICS. Según los datos presentados en la citada reunión científica, el probiótico ha demostrado su utilidad en el tratamiento de la COVID-19.

Diseño del estudio

En el estudio aleatorio, cuádruple ciego y controlado con placebo se han analizado los datos de 300 pacientes por COVID-19 sintomáticos, en los que se confirmó la infección mediante una PCR. Los pacientes tenían entre 18 y 60 años y no requirieron ingreso hospitalario por la infección por coronavirus.

Tanto el tratamiento con AB21TM como con placebo se administraban una vez al día durante 30 días.

Tras el análisis de los datos, los autores del trabajo observaron una recuperación global de los síntomas a partir del día 10, significativamente más rápida con la toma de AB21TM que con placebo con una reducción de la recuperación de cinco días.

Generación de anticuerpos

Asimismo, se constató que los pacientes que recibieron una dosis diaria de AB21TM presentaron unos niveles más elevados de IgM e IgG específicos frente al SARS-CoV2. Jordi Espadaler, participante en el Congreso del International Human Microbiome Consortium con la ponencia Probiotics in COVID-19 Patients, puntualiza que “estos efectos positivos que presenta el grupo probiótico se asociaron a un desarrollo de anticuerpos más rápido frente a SARS-CoV-2 en los pacientes tratados con el probiótico, comparado con los que tomaron placebo”.

Los datos del estudio prueban que AB21TM es capaz de estimular las inmunoglobulinas de tipo M o IgM frente al coronavirus con un efecto significativo a 15 días y que se mantiene en el tiempo. También se observó un efecto idéntico sobre la Inmunoglobulina G o IgG que se dobló al finalizar el tratamiento con AB21TM en relación con el placebo.

En este sentido, el ponente resaltó que es clave mantener un buen equilibrio en la microbiota, ya que ayuda a que el organismo tenga un buen funcionamiento desde el punto de vista metabólico, fisiológico e inmunológico.

Menos problemas pulmonares

Así mismo, en el citado trabajo también se ha visto que la nueva formulación de probióticos consigue una mayor reducción de las anomalías o infiltrados pulmonares de acuerdo con las imágenes radiológicas.

Según los datos presentados en el Congreso del International Human Microbiome Consortium, en el manejo de las personas con infección por COVID-19 se debe reforzar el sistema inmunitario y una vía para conseguir ese objetivo es la utilización de probióticos, que se está perfilando como una estrategia prometedora tanto en la COVID-19 como en otras infecciones virales.