Un tratamiento que combina dos anticuerpos (casirivimab e imdevimab) ha sido recomendado para dos grupos específicos de pacientes con COVID-19 por un panel del Grupo de Desarrollo de Directrices (GDG) de la OMS formado por expertos internacionales y pacientes, según publica ‘The BMJ’.

El primero son los pacientes con COVID-19 no grave que corren mayor riesgo de hospitalización y el segundo son los que tienen COVID-19 grave o crítico y son seronegativos, lo que significa que no han montado su propia respuesta de anticuerpos al COVID-19.

La primera recomendación se basa en las nuevas pruebas de tres ensayos que aún no han sido revisados por pares, pero que muestran que el casirivimab y el imdevimab probablemente reducen el riesgo de hospitalización y la duración de los síntomas en las personas con mayor riesgo de enfermedad grave, como los pacientes no vacunados, de edad avanzada o inmunodeprimidos.

Ensayo RECOVERY

Esta segunda recomendación se basa en los datos del ensayo RECOVERY que muestran que casirivimab e imdevimab probablemente reducen las muertes (que van desde 49 menos por cada 1.000 en los enfermos graves hasta 87 menos en los enfermos críticos) y la necesidad de ventilación mecánica en los pacientes seronegativos.

Para todos los demás pacientes con COVID-19, es poco probable que los beneficios de este tratamiento con anticuerpos sean significativos.

El casirivimab y el imdevimab son anticuerpos monoclonales que, cuando se utilizan conjuntamente, se unen a la proteína de la espiga del SRAS-CoV-2, neutralizando la capacidad del virus para infectar las células.

Las recomendaciones forman parte de una directriz viva, elaborada por la Organización Mundial de la Salud con el apoyo metodológico de la Fundación del Ecosistema de Evidencia MAGIC, para proporcionar una orientación actualizada y fiable sobre el manejo del COVID-19 y ayudar a los médicos a tomar mejores decisiones con sus pacientes.

Recomendaciones anteriores

Estas orientaciones se suman a las recomendaciones anteriores sobre el uso de bloqueadores de los receptores de la interleucina 6 y corticosteroides sistémicos para los pacientes con COVID-19 grave o crítico; y contra el uso de ivermectina e hidroxicloroquina en pacientes con COVID-19, independientemente de la gravedad de la enfermedad.

En un comunicado, la OMS ha dado la bienvenida a la adición de otro terapéutico al arsenal mundial contra COVID-19, pero insta a las empresas productoras y a los gobiernos a abordar el alto precio y la producción limitada de la combinación de anticuerpos Regeneron y garantizar la seguridad y manipulación adecuada del medicamento.

Finalmente, la OMS advierte de que para no exacerbar la inequidad en salud y la disponibilidad limitada de la terapia, los pacientes que no son graves y tienen un mayor riesgo de hospitalización deben ser tratados y aquellos que son graves o críticos con estado seronegativo (aquellos que no han desarrollado anticuerpos naturales contra COVID-19 determinado a través de pruebas rápidas precisas) ser tratado, ya que estos dos grupos de pacientes son los que más se beneficiarán del tratamiento.