El tratamiento estándar para tratar las dislipemias son las estatinas. Existen diversos grupos de pacientes que, por distintos factores, además de estatinas tienen que recurrir a la terapia combinada. Estatinas más ezetimiba es la más utilizada por la eficacia y seguridad que ofrece, debido al efecto sinérgico de ambos fármacos.

Los pacientes con alto o muy alto riesgo cardiovascular, según las tablas SCORE, que no alcanzan cifras de control en monoterapia son los que más se benefician de la pauta combinada.

Sin duda, los pacientes de alto riesgo cardiovascular, sobre todo los que han debutado ya con un evento agudo y que precisan un estricto control de cifras de colesterol, son los que más se benefician de la terapia combinada.

De hecho,  según los datos disponibles, los mayores beneficios se consiguen en los pacientes de muy alto riesgo cardiovascular y los diabéticos.

Evidencia científica

A lo largo de las últimas décadas, se han llevado a cabo numerosos estudios para demostrar que la reducción en el nivel de colesterol LDL bajo tratamiento con estatinas se correlacionaba con una reducción en eventos cardiovasculares. En algunos de esos estudios, se constata una relación directa entre el grado de reducción del colesterol LDL y la disminución en el número de eventos cardiovasculares.

Así, la terapia combinada, asociando ezetimiba a un tratamiento previo con estatinas, permite conseguir un descenso adicional de los niveles de LDL en aquellos pacientes que no alcanzan el objetivo con la monoterapia. Además, están disponibles múltiples combinaciones en una única presentación, lo que favorece la adherencia al no aumentar el número de comprimidos diarios.

En este contexto, el estudio IMPROVE-IT ha demostrado los beneficios de la combinación de ezetimiba y estatina, especialmente en los pacientes con riesgo alto. Se incluyeron a 18.444 pacientes en los primeros 10 días tras un síndrome coronario agudo, los pacientes debían tener >50 años y al menos una de las siguientes características: cambios nuevos en el segmento ST, elevación de troponinas, diabetes, antecedentes de infarto de miocardio previo, enfermedad arterial periférica, enfermedad cerebrovascular, cirugía de revascularización hace más de 3 años o enfermedad multivaso, y un colesterol LDL basal entre 50 y 125mg/dl (o 50-100mg/dl en caso de recibir tratamiento hipolipemiante).

Resultados

Los pacientes recibieron estatina en monoterapia o combinación con ezetimiba. El estudio demostró que añadir ezetimiba a estatina tras un síndrome coronario agudo en pacientes con un colesterol LDL basal no muy elevado ofrece beneficios adicionales en cuanto a la reducción de eventos cardiovasculares, sin un aumento en la incidencia de efectos secundarios.

Estos resultados fueron avalados por estudios posteriores como EXPLORER o GRAVITY que demostraron una mayor eficacia en la terapia combinada en reducción de los niveles de c-LDL.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Cardiología Rubén Linares Hernández y Pablo Flórez Llano, del Hospital Valle del Nalón, en Langreo; Antonio Adeba García y Santiago Colunga Blanco, del Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo, y Alfredo Renilla González, del Hospital Álvarez Buylla, en Mieres, y los médicos de Familia Eva María Gil Rabanaque, Joaquín Vicente Ferrandiz Miquel, Alberto Acosta Prados, Juan Alcalá Jorquera, Raúl Pelegrino López y José Antonio Ferrandez Navarro, de Alcoy.