La combinación Proscar y doxazosina es la mejor opción farmacológica para la hiperplasia benigna de próstata, según los resultados del estudio Medical Therapy of Prostatic Symptoms (MTOPS) [Tratamiento Médico de los Síntomas Prostáticos], presentados en una reunión científica celebrada en Madrid, a la que han asistido más de 50 urólogos de la comunidad.

Este importante estudio ha sido realizado y financiado por el equivalente al Ministerio de Sanidad de Estados Unidos (National Institute of Health), lo que supone una garantía añadida de sus resultados.

El ensayo clínico MTOPS, comparó la administración combinada de los dos fármacos durante 4,5 años de media a un grupo de 3.047 pacientes mayores de 50 años con hiperplasia benigna de próstata. El alto número de participantes en el trabajo, seleccionados de 17 hospitales estadounidenses, hace del estudio MTOPS el estudio más relevante y extenso de todos los que han realizado en esta patología.

La evidencia científica que aporta el estudio MTOPS, un trabajo independiente, supone que esta patología, la hiperplasia benigna de próstata, puede tratarse con medicamentos y de esta forma retrasar o incluso evitar la extirpación de la próstata.

Los resultados del estudio MTOPS, un trabajo con diseño aleatorio y doble ciego ya ha sido aceptado para su publicación en la prestigiosa revista científica "New England Journal of Medicine"‘. La principal conclusión del estudio es que, en comparación con el placebo, la combinación de finasterida y doxazosina es más eficaz en reducir el riesgo de progresión de la HBP.

El estudio desveló, además, que tanto el tratamiento de combinación como el de finasterida reducían significativamente la retención aguda de orina (complicación de esta patología que supone la imposibilidad de realizar la micción), uno de los parámetros para medir la eficacia del tratamiento farmacológico.