La utilización de la combinación en cualquier tratamiento se define como la acción conjunta de dos fármacos, cuyo efecto es mayor que la acción de cada uno de los fármacos por separados.

En el caso del tratamiento de la dislipemia, está demostrado que la combinación de una estatina, rosuvastatina, con ezetimiba aumenta un 18% su eficacia, frente a aumentar la dosis de estatina el doble que sería un 6% y así sucesivamente que se doble la dosis.

De esta manera, se ha conseguido efectos superiores de manera rápida con una sola toma, con un mayor potencial y por dos vías distintas. La combinación fija es segura, porque se sigue manteniendo la dosis pequeña de estatina evitando sus posibles complicaciones tanto hepáticas como musculares.

Además, en esta patología se observa que el mayor descenso de cLDL de la combinación frente a la dosis máxima de monoterapia, favorece la regresión de placa que permite disminuir el riesgo de un trombo de manera importante.

Mejorar la adherencia

Hay que tener en cuenta que los pacientes no adherentes o con poca adherencia al tratamiento necesitan comodidad. Es mucho más cómodo tomar un medicamento combinado, ya que el paciente se confunde menos a la hora de tomarlo y, por ende, no se le olvida tomar ninguna pastilla.

La tolerancia es un factor a tener en cuenta. Se puede definir como la disminución de la respuesta de una persona a un fármaco y se produce cuando se utiliza repetidamente y el organismo se adapta a su continua presencia.

Existe un mecanismo acelerado inducido por el citocromo P-450 que favorece la tolerancia y provoca la pérdida de eficacia.

El uso de dosis menores de ambos fármacos permite que la tolerancia tarde más en aparecer, consiguiendo mejores resultados.

La asociación de rosuvastatina y ezetimiba, que no se metabolizan por esta vía, permite un menor número de interacciones, lo que aumenta la adherencia al tratamiento.

Sinergias

Las sinergias farmacológicas que se consiguen son de dos tipos. La sinergia aditiva se consigue cuando el efecto resultante es igual al efecto de cada uno de los fármacos de manera individual.

Por su parte, la sinergia de refuerzo o de potenciación se traduce en que el efecto resultante de la combinación es superior a la unión de los efectos individuales de cada fármaco por separado.

La ventaja más importante de las asociaciones a dosis fijas es la utilización de dosis inferiores, que aumentan la seguridad, y la mejora de la tolerancia en comparación con el aumento de las dosis de los fármacos que la componen si se utilizaran aisladamente.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Ana Pavon Lozano, Magdalena Berbel Barranco, Manuel Bellido Ortega y Roberto Jorge D’Alessandro Luchetti, y la internista Josefa Martínez Bordonado, del Centro de Salud Loja; y Antonio González Fernández, del Centro de Salud La Gangosa; Khalid Admed, del Centro de Salud Olula del Rio, y los cardiólogos Sergio Gabriel Dorado Hart y Daniel Sebastián Bravo Bustos, del Hospital La Inmaculada, y Mercedes Antón Aranzana y Juan Jose Macancela Quinonez, del Hospital Torrecardenas, todos en Almería.