El futuro de la Inmuno-Oncología está marcado por la combinación de tratamientos, no sólo de inmunoterapias entre sí, sino con otros fármacos como las terapias dirigidas o con procedimientos terapéuticos como la terapia celular adoptiva. Con ellos "se puede actuar a diferentes niveles del sistema inmunológico y esto permitirá potenciar aún más las respuestas y la supervivencia de los pacientes", según ha explicado Alfonso Berrocal, jefe de Sección de Oncología del Hospital General Universitario de Valencia, quien ha participado en la reunión Onconnect "Connecting experiences in Inmuno-Oncology", organizada por Bristol-Myers Squibb.

Luis Paz-Ares, jefe de Servicio de Oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, ha destacado las cifras de supervivencia a largo plazo alcanzadas en cáncer de pulmón, los progresos experimentados en el tratamiento de melanoma a través del régimen de combinación y la efectividad y mejora de la respuesta a los tratamientos inmunoterápicos en pacientes con cáncer renal en estado avanzado.

En su intervención, Mariano Provencio, presidente del Grupo Español del Cáncer de Pulmón (GECP) y jefe de Servicio de Oncología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, ha recordado que en el cáncer de pulmón, una enfermedad con una incidencia en España de 25.000 nuevos casos al año, "la Inmuno-Oncología ha supuesto un auténtico cambio de paradigma, con datos de supervivencia a largo plazo no alcanzados previamente".

Supervivencia a largo plazo

Según Alfonso Berrocal, "en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, como el melanoma, el incremento de la supervivencia es un hecho incuestionable". En el caso del melanoma metastásico, el experto ha asegurado que antes de la llegada de la inmunoterapia este tipo de tumores tenían un mal pronóstico a corto plazo. Con la inmunoterapia se ha prolongado la supervivencia global de una forma significativa y se ha podido empezar a hablar de pacientes largo-supervivientes.

En la actualidad, el papel que representa la inmunoterapia en el área de la Oncología es clave para ciertos tumores difíciles de tratar. Según el Dr. Berrocal "además de la supervivencia a largo plazo, la inmunoterapia está logrando toxicidades moderadas y manejables, que hace que estos fármacos sean aún más favorables para el paciente."

Por otro lado, en el caso del carcinoma de células renales (CCR), José Ángel Arranz, presidente del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG) y jefe de la Unidad de Tumores Urológicos y Ginecológicos del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, ha indicado que los nuevos tratamientos han conseguido grandes avances en cáncer renal: "La aparición de la inmunoterapia ha permitido que, por primera vez, consigamos incrementos de supervivencia en nuestros pacientes que no éramos capaces de obtener con los tratamientos que disponíamos anteriormente".