Janssen Pharmaceutical Companies de Johnson & Johnson ha anunciado la aprobación en España de dos nuevas combinaciones de su fármaco daratumumab. Ambas son para el tratamiento de nuevos diagnósticos de mieloma múltiple en primera línea.

Por un lado, DVTd es una combinación de daratumumab con bortezomib, talidomida y dexametasona. La misma está indicada para pacientes adultos de nuevo diagnóstico que son candidatos a trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos (TAPH). Por otra parte, DRd es una combinación de daratumumab con lenalidomida y dexametasona. En este caso, está indicada para pacientes adultos de nuevo diagnóstico que no son candidatos a ese tipo de trasplante.

Habla sobre estas nuevas indicaciones María Victoria Mateos, presidenta electa de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y responsable de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca.  “El efecto antitumoral e inmunomodulador de daratumumab, que combina con estos fármacos contra el mieloma múltiple, se ve potenciado en estas nuevas combinaciones”. Todo ello, se traduce en un beneficio en supervivencia. Además, en ambas indicaciones, el perfil de seguridad ha sido favorable, por lo que cualquier paciente adulto puede recibirlo. Incluso, independientemente de su edad. “Podríamos decir que, con estas dos aprobaciones, entramos de lleno en la era de la inmunoterapia contra el mieloma múltiple en primera línea”.

Tratamientos para el mieloma múltiple en primera línea

“El abordaje del mieloma múltiple en primera línea es clave para mejorar el pronóstico de los pacientes y reducir el riesgo de recaídas”, insiste María Victoria Mateos. Así lo demuestran los ensayos clínicos que han permitido estas nuevas indicaciones. Por otro lado, existen estudios retrospectivos, realizados en Europa y Estados Unidos y reproducidos a nivel local en nuestro país, que subrayan la necesidad de utilizar la opción terapéutica más adecuada disponible en primera línea. No obstante, existe una alta tasa de discontinuación del tratamiento entre la primera y la segunda línea y esta tasa se mantiene también en líneas posteriores.  “Si ofrecemos lo más adecuado en la primera línea, vamos a beneficiar a prácticamente el 100 por ciento de los pacientes”, remarca la experta.

Para los pacientes con mieloma múltiple, cada nueva línea de tratamiento se asocia con menor duración de la respuesta al tratamiento. Pero también con menores tasas de respuesta, menores intervalos libres de tratamiento y mayor toxicidad y comorbilidades.  De hecho, la mayoría de pacientes no candidatos a trasplante no reciben siguientes líneas de tratamiento, con una tasa de abandono que oscila entre un 46 y un 51 por ciento por línea de terapia.