La terapia combinada con rosuvastatina y ezetimiba se sustenta en los diferentes mecanismos de acción que que se complementan.

Las estatinas inhiben la enzima HMG-CoA reductasa, lo que limita la síntesis de colesterol.

Por su parte, la ezetimiba inhibe la absorción del colesterol biliar y de la dieta en las vellosidades intestinales a través de la interacción con la proteína Niemman –Pick Ct like 1, por lo que reduce el colesterol que llega al hígado.

En consecuencia, se produce sobreexpresión de receptores de LDL hepáticos, que facilita un aumento de la eliminación de cLDL de la sangre.

El tratamiento combinado de rosuvastatina y ezeimiba permite reducir el c-LDL de manera eficaz y segura. A esta capacidad de reducción que ofrece rosuvastatina hay que añadir la que se consigue con ezetimiba, alrededor de un 18%.

Eficacia

La Sociedad Española de Cardiología establece que, entre otras terapias, la combinación presenta una intensidad muy elevada de reducción de LDL entre 60%-75%.

Así, la terapia combinada aumenta la eficacia y reduce los efectos secundarios asociados a dosis altas de estatinas, aumentando la tolerabilidad y una mayor adherencia por parte del paciente.

Con la combinación es más fácil y rápido alcanzar las cifras objetivo de LDL recomendadas en las Guías EAS/ESC 2019. Sobre todo, en pacientes de alto riesgo y muy alto riesgo. En estos pacientes se recomiendan cifras de LDL bajas y en la mayoría de pacientes no es posible lograr esos niveles de LDL utilizando la monoterapia.

La combinación rosuvastatina y ezetimiba resulta ser muy eficaz en dicho grupo donde el LDL debe ser <55mg/dl, objetivo difícil alcanzar con monoterapia, incluso a dosis altas.

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción es diferente. Las estatinas inhiben la HMG-CoA reductasa, enzima clave en la síntesis del colesterol en el hígado y en otros tejidos.

Se unen de manera covalente al sitio activo de la reductasa con mayor afinidad que la HMG-CoA y, por tanto, funcionan como inhibidores competitivos, por lo cual disminuye la síntesis y el contenido intracelular del colesterol.

Ezetimiba es un inhibidor selectivo de la absorción del colesterol. Actúa en el intestino inhibiendo el transporte a través de la pared intestinal del colesterol y de los esteroles de plantas relacionadas.

Riesgo cardiovascular

Teniendo en cuenta el nivel de riesgo cardiovascular en que se encuentre el paciente se opta por una determinada estatina.

En prevención secundaria, en pacientes de muy alto riesgo, se emplea cada vez más la combinación rosuvastatina/ezetimiba, ya que se necesita una reducción importante de LDL, difícil de alcanzar con monoterapia.

Los que están en prevención primaria, la combinación rosuvastatina/ezetimiba se debe emplear en aquellos pacientes de alto riesgo, ya que también precisan de reducción importante del LDL.

En bajo riesgo el cLDL debe situarse entre 100-115 mg/dL y en niveles de cLDL 70-100 mg/dL en pacientes con patologías de riesgo cardiovascular asociadas. En prevención secundaria el objetivo es cLDL < 55 mg/dL.

Mejores resultados

La administración de dos fármacos en un solo comprimido permite que los pacientes tengan mejores resultados. A través de las analíticas es fácil comprobar que los que toman los mismos fármacos por separado obtienen peores resultados o estos son muy irregulares en comparación con la combinación.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia Rodolfo Castillo Wandossell, Pedro María Martínez López, Santos Julio Conde Cavero, Susana Ruiz de Aguirre Maneiro y Roberto Fellone Travel, de Murcia; María Encarnación Nicolás Sánchez, Julián García Sáez, Tomás Gómez Bonillo, Antonio José García Ruiz y Martín López Marín, y los médicos de Atención Primaria Jaume Almendro Nogueres, Janet  Kopke  Marín, Víctor  Robert  Campos, Vicente  Juan  Alberola, Ángel  Cabrera  Santacreu y Amauris  Hernández  Veras, de Alicante.