La combinación de rosuvastatina y ezetimiba ha demostrado ser eficaz como tratamiento hipolipemiante, ya que rosuvastatina es una de las estatinas más potentes. Junto con ezetimiba se logra en torno a un 20% de reducción adicional de cLDL.

La combinación en una sola pastilla y una toma al día contribuye a facilitar la adherencia de los pacientes. La mayor parte son pacientes crónicos y suelen estar polimedicados. Una combinación fija permite reducir el número de comprimidos, lo que facilita el cumplimiento y asegura la eficacia del fármaco en la consecución de los objetivos marcados para cada paciente.

Complementarios

La rosuvastatina no se metaboliza por la vía del cytocromo P450, lo que hace que el riesgo de interacción con otros fármacos sea mucho menor. Ezetimiba es un fármaco muy bien tolerado con efectos adversos similares a placebo, por lo que esta combinación es  bien tolerada. Sus efectos adversos más frecuentes son las mialgias.

El uso de estatina y ezetimiba es complementario porque, si bien, las estatinas inhiben la síntesis de colesterol en el hígado (colesterol endógeno), ezetimiba evita la absorción del colesterol del intestino delgado al torrente sanguíneo (colesterol exógeno).

Resultados

De esta forma, se actúa por dos vías distintas y complementarias, lo que aumenta la eficacia del tratamiento y consigue mejores resultados en la reducción de cLDL.

Estos dos mecanismos de acción distintos y combinados aumentan la eficacia del tratamiento hipolipemiante. Además, mejoran la eficacia respecto a la monoterapia, ya que unas personas responden mejor a un mecanismo de acción que otras, lográndose mayores reducciones de LDL que con rosuvastatina en monoterapia.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Rosa María Gordo Martin, Javier Julián Gil Pastor, Cristina Abejón Pérez y Antonio Santos Bartolomé, del Centro de Salud Puerta Nueva, en Zamora; los cardiólogos Raúl Ptaszynski Lanza, Raúl Ludeña Martin-Tesorero, David Alonso Pérez y Francisco González Urbistondo, del Hospital Universitario Central de Asturias, y los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria Antonio Martínez Pastor, Fernando Hernández Menarguez, Juan Francisco Jiménez Vicente y Rodolfo Castillo Wandossell, del Centro de Salud La Flota.