Gardasil, la vacuna que protege frente a cuatro tipos (6, 11, 16, 18) de virus del papiloma humano (VPH), puede ser usada también en niños y hombres hasta 26 años. La Comisión Europea ha aprobado la actualización de la ficha técnica para incluir los resultados del estudio clínico que demuestra la eficacia de Gardasil en la prevención de verrugas genitales en niños y hombres entre los 16 y 26 años. Este estudio clínico se suma a otros que ponen de manifiesto la alta respuesta inmune que produce la vacuna en adolescentes entre nueve y quince años. La Comisión Europea ha seguido la recomendación del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Gardasil es la única vacuna frente al VPH que se puede administrar tanto en niñas y mujeres como en niños y hombres.

“Gardasil puede ayudar a niños y hombres jóvenes a prevenir enfermedades relacionadas con el VPH como las verrugas genitales”, declara Benoît Soubeyrand, director médico de Sanofi Pasteur MSD en Europa. “Además de este beneficio directo, la vacunación frente al VPH en los hombres puede ayudar a disminuir la circulación del virus entre la población y mejorar la aceptación de la vacunación entre las chicas”.

Las verrugas genitales son una afección común que se puede producir durante la juventud, y además su frecuencia está aumentando. Las verrugas genitales pueden provocar falta de confianza en el joven, así como crear sentimientos de vergüenza y ansiedad. La eliminación de las verrugas genitales puede ser un proceso doloroso y la posibilidad de recurrencia es alta ya que la infección persiste. También representan una importante carga económica para la sociedad.

La ficha técnica de Gardasil también se ha actualizado para incluir la eficacia clínica de la vacuna en la prevención de las lesiones precancerosas de ano causadas por los tipos 16 y 18 del VPH, tal y como se ha demostrado en un sub-estudio realizado entre hombres que declararon que mantenían relaciones con otros hombres. Este sub-estudio se centró en hombres homosexuales ya que esta población tiene un riesgo relativamente alto de padecer lesiones precancerosas anales relacionadas con VPH (facilitando la posibilidad de demostrar la eficacia de la vacuna). En el estudio, se usaron las lesiones precancerosas como marcador de cáncer anal, ya que la prevención del mismo no puede ser estudiada por razones éticas.

Gardasil es la única vacuna frente al VPH que va dirigida específicamente a los tipos 6, 11, 16 y 18, que son los que causan la mayoría de las enfermedades genitales relacionadas con el VPH.