Redacción/E.P., Madrid.- El Comité Asesor de Ética para la Investigación Científica y Tecnológica, órgano asesor del Ministerio de Ciencia y Tecnología, ha recomendado en su informe que los embriones sobrantes de procesos de reproducción asistida "in vitro" puedan ser empleados para obtener células troncales embrionarias "ya que las investigaciones con estas células pueden generar resultados potencialmente aplicables a la prevención o el tratamiento de enfermedades graves", tal y como adelantó EL MEDICO INTERACTIVO en su edición de ayer.

Sin embargo, dicho informe, establece una serie de condiciones, entre las que se encuentran la necesidad de autorización de los progenitores implicados y la petición a los centros de reproducción asistida de "mayor énfasis" en el control de sus técnicas para evitar la acumulación de embriones sobrantes.

En cualquier caso, este Comité advierte de que en España existen miles de embriones humanos sobrantes de procesos de fecundación in vitro y recomienda que, frente a su destrucción, puedan ser empleados para obtener estas células. Esta es la única vía contemplada por los expertos, que rechazan la "creación específica de embriones humanos con el fin directo para generar células" para la investigación.

Por otra parte advierten que la legislación vigente debe ser modificada con el fin de establecer "un marco jurídico adecuado" ya que, hoy en día, este tipo de experiencias no están permitidas por ley, y tampoco queda claro legalmente si estas células pueden ser compradas a terceros países donde sí está permitido.

La comisión también hace referencia a los "problemas éticos" que implica este tipo de investigación ya que las células "deben obtenerse a partir de embriones tempranos". Sin embargo, reconocido el "valor" y el "respeto" que merece el embrión apunta que "este valor es ponderable con respecto a otros valores" como la curación de enfermedades.

A partir de ahí, el citado comité establece una serie de requisitos para poner en marcha estas experiencias como el ya citado consentimiento informado de los progenitores o la autorización del centro si éste no es posible. que la investigación se dirija a aliviar el sufrimiento humano y que no responda "a meros intereses económicos".

Asimismo, exigen que se lleve a cabo "exclusivamente" por grupos de investigación que demuestren su experiencia en dicha temática y con un protocolo previamente evaluado por un Comité Nacional de Ética. Igualmente, precisa que la experimentación sobre seres humanos todavía no es posible y debe venir precedida de estudios "exhaustivos" sobre modelos animales. Además, advierten de que los protocolos clínicos actuales (para fármacos y trasplantes) no son válidos, por lo que habría que diseñar modelos específicos para estas experiencias.

Una vez expuestas las líneas principales del informe, el presidente de la Comité, Cesar Nombela, señaló que la decisión final la debe de tomar la Administración. "La misión del Comité acaba aquí", aunque opinó que el Gobierno "tendrá en cuenta" sus recomendaciones. Este informe tuvo un voto particular formulado por Mónica López Barahona, decana en Ciencias Biosanitarias y Profesora de Oncología Molecular y Bioética de la Universidad Francisco de Vitoria, que se postula en contra de este tipo de investigación y considera que el embrión "es un nuevo individuo de la especie humana."

Piqué pide "paciencia"

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, departamento del que depende de el citado Comité Asesor de Ética ha pedido "paciencia" a los interesados en conocer la postura del Gobierno sobre la investigación con células madre embrionarias porque el Ejecutivo aún no ha decidido si seguirá las recomendaciones del Comité Asesor para la Investigación Científica y Tecnológica.

Piqué advirtió de que, con probabilidad y dada la complejidad del tema, tendrá que pedir "algún tipo de aclaración al Comité" y, a partir de ahí, ver si se siguen "alguna de sus principales recomendaciones". "En función de esas conclusiones", apuntó, "se pueden o no impulsar determinadas modificaciones legislativas".

No obstante, insistió en que "esto se tiene que meditar muy bien y se ha de plantear de tal manera que a través del pertinente debate parlamentario podamos conseguir una posición que todo el mundo considere razonable", señaló Piqué .

Más reacciones

A raíz del informe del Comité, las reacciones por parte de grupos políticos y científicos no se han hecho esperar. El Grupo socialista en el Senado, mediante una moción promovida por la senadora Antonia Aranega, pedirá al Gobierno el próximo martes 11 en el pleno de la Cámara Alta la regulación de la posibilidad de utilizar las células madre con fines terapéuticos.

Por su parte , la portavoz del Grupo Nacionalista Vasco en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, Margarita Uría, ha señalado que "ojalá" que el Gobierno haga caso del informe del Comité. Uría declaró que el resultado del informe es "satisfactorio" ya que los términos en que se aconseja este tipo de investigaciones, "son oportunos" a priori, señalando además que este informe "coincide con lo que se hace en los países de nuestro entorno" como Francia, Alemania o Italia.

Entre los científicos, el catedrático de Biología Celular de la Universidad de Granada, Antonio Ríos Guadix, ha manifestado que "se ha dado un paso adelante" en el impulso a la actividad investigadora, en relación al pronunciamiento del Comité Asesor de Ética para la Investigación Científica y Tecnológica. Ríos indicó que "hacía falta tomar una decisión en este ámbito, no sólo para darle un uso lógico y adecuado a los embriones sobrantes, sino para avanzar en investigación". En este sentido, el experto subrayó la necesidad de "desbloquear cuanto antes este asunto para estar más cerca del tratamiento de determinadas enfermedades".

Asimismo, el catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Alicante ,Manuel Atienza, miembro de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, ha afirmado que el resultado del informe del Comité Asesor de Ética es "casi obvio" y muy similar al que ya alcanzó en su día la propia Comisión de Reproducción Asistida.

Atienza señaló que en aquel caso ya se discutió si con la Ley actual era posible interpretar que se pudiera llevar a cabo una investigación en cualquier caso o si sería necesario modificar la ley.