Tribuna de Alfredo García, presidente de la fundación NeNe, sobre el prematuro en tiempos de COVID-19