Redacción. Valencia.- Las 17 Unidades de Hospitalización a Domicilio (UHD) de la Comunidad Valenciana atendieron a 4.205 pacientes entre octubre y diciembre de 2002, lo que representa un aumento de un 20,83 por ciento en comparación con el cuarto trimestre de 2001, cuando se dieron 3.480 altas, y un 39,10 por ciento más respecto al mismo período del año 2000, cuando fueron atendidos 3.023 pacientes.

Del mismo modo, tomando como referencia los doce meses del año, también 2002 ha supuesto un 19,43 por ciento más de personas dadas de alta en comparación con 2001 y un 29,89 por ciento respecto a 2000. En cifras absolutas: 14.806 usuarios pasaron por las UHD en 2002, 12.397 en 2001 y 11.398 personas durante todo el año 2000.

Actualmente, gracias al funcionamiento de esta alternativa a la hospitalización tradicional en la Comunidad Valenciana, se ha alcanzado un incremento en la asistencia a domicilio de cerca de un 213,80 por ciento, entre octubre y diciembre, desde el año 1995; y de un 207,56 por ciento, tomando como espacio temporal todo el año.

En concreto, en el cuarto trimestre del presente año la capacidad asistencial de las 17 UHD se situó en una media de 632 pacientes atendidos cada día, frente a los 542 de media que se atendieron en el mismo período de 2001 y a los 464 de 2000.

En cuanto a los centros hospitalarios de la Comunidad Valenciana donde se han dado más altas entre octubre y diciembre de 2002 gracias a esta alternativa a la hospitalización tradicional han sido, entre otros, el Hospital General de Alicante, con 633; el General de Valencia-Cruz Roja, con 470 altas; el Hospital de Elche, con 328; el General de La Fe, con 305 pacientes asistidos; y el centro hospitalario de Xàtiva, con 288 altas.

Por su parte, la UHD del Hospital de La Plana ha atendido a 56 pacientes durante los dos primeros meses desde su puesta en funcionamiento, a finales de noviembre de 2002.

La Comunidad Valenciana se ha convertido en pionera en esta nueva forma de atención especializada que permite dispensar a los pacientes en su propio domicilio un conjunto de atención y cuidados médicos y de enfermería cuando ya no precisan de la infraestructura hospitalaria, pero que todavía necesitan vigilancia activa y asistencia compleja.

Ventajas para los usuarios

Las ventajas de la hospitalización domiciliaria son, por una parte, evitar el ingreso del paciente y contribuir a un alta precoz, puesto que el propio domicilio ejerce un efecto terapéutico, acelerando la recuperación clínica y funcional. Además, este tipo de hospitalización genera más satisfacción en pacientes y familiares, por lo que es la opción preferida generalmente por los usuarios.

Concretamente, los pacientes que reciben este tipo de asistencia son enfermos con patologías médicas como pueden ser los geriátricos, los enfermos crónicos avanzados y los pacientes oncológicos.

No en vano, las UHD se han convertido en una alternativa a tener en cuenta sobre todo por los más mayores, ya que normalmente los pacientes ancianos presentan pluripatologías y toleran mal la estancia hospitalaria prolongada.

Por otra parte, también son destinatarios de la atención a domicilio los pacientes terminales y los post-quirúrgicos. Así pues, resulta especialmente útil para los enfermos oncológicos terminales que precisan cuidados paliativos y que pueden recibirlos en su domicilio.

Circuito asistencial

Un rasgo distintivo y específico de la hospitalización domiciliaria en la Comunidad es que está integrada en un circuito que presta asistencia individualizada al enfermo para lograr su ubicación en el mejor lugar terapéutico posible, tanto en el terreno hospitalario como en el ámbito de la Atención Primaria.

En el ámbito hospitalario, en la Comunidad Valenciana, la asistencia domiciliaria está integrada en un circuito coordinado con los Servicios de Urgencias, las Unidades Médicas de Corta Estancia (UMCE) y los Hospitales de Media y Larga Estancia.

Este circuito presta una asistencia al enfermo con el objetivo claro de atenderle en todo momento en el mejor lugar terapéutico, en función de su situación clínica, bien sea en Urgencias bien en las UMCE, para la estabilización de sus procesos y su posterior derivación (en menos de 72 horas) a las Unidades de Hospitalización a Domicilio o a los Hospitales de Media y Larga Estancia.