La espondiloartritis axial es una artritis inflamatoria de la columna vertebral ocasionada por dos condiciones mal diagnosticadas: Espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) y Espondilitis Anquilosante (EA), aún se desconoce la causa de la inflamación, esta condición causa dolor de espalda baja, rigidez, fatiga y movilidad limitada cuando se encuentra dentro de las articulaciones y vértebras de la columna.

No tratar la espondiloartritis axial a tiempo puede ocasionar daños irreversibles e incluso la fusión de articulaciones y vértebras de la columna y afecta por igual a hombres y mujeres. Sin embargo, EA es más propenso a afectar a los hombres, mientras que la EAser es más propenso afectar a mujeres.

Los hombres con EA son más propensos a padecer síntomas en la espalda y en la espina dorsal, mientras que las mujeres con EA son más propensas a tener dolor en la cadera, el cuello y las rodillas. Esto no significa que los hombres no puedan desarrollar EAser y que las mujeres no puedan desarrollar EA. Vivir con cualquiera de estas condiciones puede conllevar un terrible dolor.

Diferencias entre EAser Y EA

La espondilitis anquilosante afecta a aproximadamente 2.7 millones de personas en los Estados Unidos. Se presenta en promedio a lo largo de la segunda década de la vida, afecta las articulaciones de la columna vertebral y la espalda baja, pero también puede afectar cuello, caderas, hombros, muslos y talones.

Mientras que la artritis reumatoide afecta a aproximadamente 1.5 millones de personas y se presenta entre los 30 y 60 años y afecta a las articulaciones de brazos, manos, piernas y pies.

Ambas condiciones presentan síntomas similares—como dolor de espalda, fatiga y movilidad limitada—pero la principal diferencia es que la fusión o el daño espinal causado por la espondilitis anquilosante (EA) aparecerá en los rayos X, mientras que en la espondiloartritis axial sin evidencia radiográfica (EAser) no aparecerá un daño definitivo.

Síntomas

Los síntomas de la EspAax pueden aparecer en un principio en la espalda baja, por lo general afectan a otras partes del cuerpo, incluyendo caderas, hombros, rodillas, talones, glúteos y muslos. A medida que progresa la enfermedad, es posible que el dolor y la rigidez lleguen hasta el cuello y se manifiestan como un tipo de artritis inflamatoria en la columna vertebral que, por lo general, ocasiona rigidez, fatiga y movilidad limitada.

Diagnóstico

Es difícil diagnosticar la EspAax y muchas personas viven con ella durante años antes de que un reumatólogo emita un diagnóstico oficial. Un reumatólogo por lo general observará cómo la inflamación está afectando no solo partes del cuerpo que sufren dolor, sino también cómo la inflamación está afectando al resto del cuerpo. Para emitir un diagnóstico, un reumatólogo verá el historial del paciente y quizá lleve a cabo una variedad de pruebas, incluyendo pruebas físicas, de imágenes y de laboratorio.

La Dra. Katya Herrejón, líder médica de InmunoDerma en Novartis México, resaltó la importancia de crear conciencia sobre la necesidad de un diagnóstico y tratamiento temprano, que permitan tener un mejor pronóstico del paciente con espondilitis anquilosante y así evitar la progresión de la enfermedad.

La especialista sumó que “desafortunadamente, el camino hacia el diagnóstico de la espondilitis anquilosante es largo y puede tardar entre 7 a 10 años desde el inicio de los síntomas, es por eso que Novartis lanzará una campaña multiplataforma llamada ‘Dolor a mis espaldas’, mismo que contará con un micrositio (http://www.doloramisespaldas.com/ ), Fan Page (link) y canal de YouTube (link), mismos que fueron presentados por Novartis en una conferencia virtual el día de ayer.