Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Kioto (Japón) ha evidenciado que el uso de PCR se puede reducir los días de confinamiento para muchas personas que han estado en contacto con el coronavirus.

El aislamiento del paciente es uno de los medios más eficaces, si no el más eficaz, para prevenir la propagación del SARS-COV-2. «Los períodos de aislamiento más prolongados sin duda previenen la transmisión, pero también imponen una carga sustancial a los pacientes aislados. Descubrimos que las pruebas de PCR pueden acortar el período de aislamiento sin aumentar el riesgo de una mayor infección», han aseverado.

Para demostrar los beneficios de las pruebas de PCR para decidir los períodos de aislamiento, los expertos evaluaron los períodos de aislamiento con y sin pruebas de PCR utilizando el nuevo simulador. De media, encontraron que el uso de pruebas de PCR redujo el período de aislamiento en 2 días en comparación con el enfoque de talla única.

«Esto no es una gran sorpresa. El enfoque de talla única para todos considera solo el inicio de los síntomas, pero las pruebas de PCR brindan información sobre la carga viral, aunque pueden no ser factibles en todas partes. Debido a que las pruebas requieren profesionales de la salud, son costosas y deben realizarse en lugares designados. Por lo tanto, es más probable que un sistema que depende de las pruebas de PCR tenga éxito si los pacientes se aíslan en instalaciones especializadas y será mucho más difícil de implementar si los pacientes se aíslan en casa», han recalcado los expertos.