Almudena Ruiz. Santander.- El Juzgado de lo Social número 1 de Santander ha condenado al Servicio Cántabro de Salud a pagar las cuotas de colegiación de un médico. Se trata de la primera sentencia de estas características que se dicta contra el SCS tras la asunción de las transferencias sanitarias por parte de la Comunidad autónoma.

Según ha señalado el responsable del sector sanitario de USO, José María Cobo, esta sentencia dictamina "lo esperado", por lo que el sindicato insiste en pedir al SCS que reflexione sobre el particular y pague las cuotas de colegiación de médicos y enfermeras directamente o que, si no, se derogue la ley que obliga a su colegiación.

El representante sindical se mostró partidario de la derogación de la obligatoriedad de la colegiación para médicos y enfermeras que trabajan en el Sistema Nacional de Salud o bien en el Servicio Cántabro de Salud. Recordó que en el caso de una enfermera la cuota es de unos 30 euros mensuales, lo que supone un gasto muy importante para la sanidad pública.

En cuanto a la sentencia, dictada el 4 de febrero de 2003, en ella se estima el recurso de un médico, personal estatutario del Servicio Cántabro de Salud que presta su servicio en el SCS en exclusividad. El médico denunció la discriminación que supone que el SCS abone las cuotas de colegiación de los médicos inspectores y no las suyas. El Juzgado estima el recurso del facultativo y condena a la administración a pagar los 605 euros de la cuota de colegiación.