La hepatitis aguda infantil, que ya se detectó en entidades como Sinaloa y Nuevo León, ya también se encuentra en la Ciudad de México.

La secretaria de Salud, Olivia López, informó en conferencia de prensa del pasado miércoles 18 de mayo, la existencia de cuatro posibles casos detectados en menores de 8 años en la Ciudad de México.

“En el caso de la Ciudad de México se están estudiando cuatro, pero aquí es muy importante señalar que en el mundo siguen siendo casos probables de hepatitis aguda de origen desconocido, es decir, que se siguen estudiando porque no se ha identificado claramente la etiología”, asegura.

El procedimiento a seguir

Si bien todavía no se tienen las causas específicas de este padecimiento, la funcionaria explica que la hepatitis es una enfermedad sujeta a monitoreo epidemiológico.

Esto quiere decir que por lo general es infecciosa, siendo la más frecuente la hepatitis A, que se transmite por agua y por alimentos contaminados.

En estudios que se detectan a nivel internacional se encuentra que la hepatitis aguda infantil puede estar relacionada con los efectos post COVID, o con las vacunas para este padecimiento.

Sin embargo, estas hipótesis aún no se comprueban. Esto a pesar de que ya suman alrededor de 500 casos de contagios en países como Reino Unido, Estados Unidos, Israel y México.

La hepatitis aguda infantil en México

Además de la Ciudad de México, la enfermedad ya está presente en Sinaloa, con un caso sospechoso de un joven de 15 años de edad, que se encuentra en revisión médica.

Mientras que el pasado 12 de mayo, se registraron en Nuevo León los primeros casos de hepatitis aguda infantil en México. En todos los casos, los pacientes se encuentran estables pero en vigilancia para monitorear su evolución.

Cuidados sanitarios ante la enfermedad

Expertos emitieron recomendaciones que además de prevenir contagios por la pandemia del COVID-19, servirán también para evitar a la hepatitis aguda infantil. Estos cuidados son:

  • El lavado de manos.
  • Cubrirse con el antebrazo al estornudar.
  • Evitar comer en establecimientos donde no se tengan las medidas de higiene necesarios.
  • Lavar los alimentos y desinfectarlos antes de comerlos.

 

Un riesgo al alza para el padecimiento es que en temporada de calor aumentan los riesgos de enfermedades gastrointestinales, lo que eleva la posibilidad de adquirir la hepatitis.