Las cifras muestran que en 10 años, en América Central y el Caribe, pasó de 30 a 47 por ciento de la población con sobrepeso, y del 11 al 17 por ciento con obesidad, afirmó el doctor Rafael Gómez Cuevas, director académico de la Federación Centroamericana y del Caribe de Obesidad y Metabolismo (FECCOM).

El 12 y 13 de octubre se realizó el 2º Congreso Internacional de Obesidad y Síndrome Metabólico y IX Congreso Internacional de la FECCOM en Monterrey, Nuevo León, con el objetivo de acercar el conocimiento más reciente, experiencias exitosas y las mejores prácticas en la atención y control de estas enfermedades y sus consecuencias.

Los participantes han asistido a 34 conferencias magistrales y 7 talleres con temas de actualización científica en el tratamiento de la obesidad y sus comorbilidades, impartidas por ponentes nacionales e internacionales con un alto perfil académico; para intercambiar opiniones, experiencias y acciones enfocadas en necesidades particulares.

En conferencia de prensa el doctor Ricardo Luna, presidente de la Sociedad Mexicana de Obesidad (SMO), compartió que las cifras de México muestran que 7 de cada 10 adultos tienen sobrepeso y obesidad (SyO) y de estos 7 son obesos 3. En niños de 5 a 11 años, 3 de cada 10 tienen sobrepeso u obesidad; mientras que en adolescentes de 12 a 18 años, 4 de cada 10. Siendo los estados del Noreste, donde se registran cifras más elevadas.

El especialista destacó que la Norma Oficial Mexicana (NOM), establece que para tratar farmacológicamente el sobrepeso u obesidad, primero se debe considerar que el paciente con dieta y ejercicio no haya perdido peso en tres meses.

Los factores que han expuesto la epidemia en México y América Latina es la vida en ambiente obesogénico, en el que faltan espacios verdes, o seguros para caminar o practicar alguna actividad física por al menos 30 minutos al día; las horas que las personas pasan frente a los aparatos electrónicos o al volante.

Otro de los factores que favorece el ambiente obesogénico es la mala educación alimenticia que va de la mano con el poder adquisitivo que permite evitar el consumo de una dieta alta en carbohidratos, grasas o con mucha sal.

La doctora Donna Ryan, presidente la World Obesity Federation (WOF), explicó que los estigmas relacionados con la obesidad se refieren a comportamientos y actitudes negativas que la gente dirige en contra de los individuos solo por su peso.

Aunque se ha comprobado que las actitudes negativas repercuten en la salud general de las personas aún no se habla de la necesidad de eliminar dichos estigmas, ni los especialistas, médicos o nutriólogos, tampoco los medios, ni el público en general y se convierte en las barreras que surgen como resultado de dichos estigmas, facilitando que reciban el tratamiento necesario e individualizado

La educación continua y los congresos facilitan el desarrollo de competencias y conocimiento médico profesional para la atención y control serio del sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico en los pacientes, buscando difundir las guías y normas, nacionales e internacionales de tratamiento, así como las mejores prácticas en nutrición, actividad física, adherencia terapéutica, tratamiento y control, puesto que la obesidad debe tratarse seriamente y tomar acciones.