La adherencia o cumplimentación terapéutica incluye tanto el cumplimiento de los tratamientos farmacológicos como el seguimiento de las recomendaciones higiénico-dietéticas o la adopción de cambios de estilos de vida en los pacientes.

Es el grado de cumplimiento terapéutico, tanto en la dosificación, seguimiento de instrucciones y periodo de duración del tratamiento.

Conocer el grado de adherencia terapéutica es de gran importancia a la hora de evaluar la efectividad y seguridad de los tratamientos farmacológicos prescritos. Al objetivar el resultado de las medidas terapéuticas se puede decidir el mantenimiento de este o plantearse optimizar el mismo y así es una gran herramienta para evitar la inercia terapéutica, sobre todo en pacientes con patologías crónicas y así evitar sus complicaciones.

Causas de la falta de adherencia

Las causas de la falta de adherencia son múltiples y depende de varios factores, que muchas veces están relacionados entre sí. Destacan la  edad, entorno cultural y social del paciente, y su sintomatología, percepción subjetiva de la gravedad y la duración de la enfermedad.

En este este contexto, hay que resaltar las causas relacionadas con el entorno familiar y social, la comunicación deficiente, vivir solo, ciertas creencias, culturas y conducta.

A esto hay que añadir la cantidad de médicos prescriptores o la falta de tiempo en la comunicación médico-paciente.

Calendario personalizado

El calendario de adherencia personalizado es una herramienta que facilita la medición y cumplimiento del tratamiento. Se especifica de manera diaria la medicación que el paciente toma y el momento del día en que lo debe hacer.

De forma gráfica resume el tratamiento con sus tomas diarias y la patología crónica que se está controlando con su cumplimiento.

Cada vez que el paciente se toma la medicación, marca con una cruz la casilla del medicamento que aparece en el calendario. Lo deberá hacer tantas veces como medicamentos tome al día y todos los días del mes. De esta forma, se persigue minimizar los olvidos al tomar la medicación, y se evitan intoxicaciones por tomas repetidas.

Evaluar la adherencia

Con el calendario de adherencia personalizado el médico podrá evaluar la adherencia al tratamiento cuando el paciente le devuelve el calendario completado. De esta forma, analiza las dificultades o dudas en el tratamiento.

Para comprobar la adherencia se dispone de métodos directos e indirectos. Entre los primeros está la determinación de la concentración del fármaco, su metabolito o algún marcador biológico en alguna muestra biológica.

También se puede optar por la terapia directamente observada (TDO) que se lleva a cabo por profesionales sanitarios, asistentes sociales, familiares o incluso entre pacientes de una misma patología.

Test de validación

Los métodos directos son objetivos, aunque son caros y no siempre aplicables a la práctica clínica habitual. Se utilizan principalmente en el ámbito de los ensayos clínicos o en algunas patologías con un gran impacto en la salud pública como en la tuberculosis.

En los métodos indirectos se encuentra la entrevista clínica o cuestionarios validados, como el Test Morisnky-Green. Además, se dispone del recuento de medicación, de los dispositivos electrónicos y del análisis del registro de dispensación.

Estos métodos tienen como ventajas la sencillez, la facilidad de aplicación en la práctica clínica diaria en la consulta médica, de enfermería y en la farmacia, con un menor coste que los métodos directos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Candelaria Díaz Gómez, Flor Delia Conde Javier, Gigliola Salazar Plata, José Montesdeoca de la Fuente, Lourdes Camacho Homes, Miguel Libera Bonilla, Nancy Luis Ramírez, Soraya Sotto Rodríguez y Víctor Jiménez Cámara, de Santa Cruz de Tenerife, y los médicos de Familia Enrique Cagiao Bonome, del Centro de Salud Lanccara; Carlos Fariña Sabater, del Centro de Salud Becerreá; María José López Pernas, del Centro de Salud Vilalba; Manuel Álvarez Chaos, del Centro de Salud Sober; Javier Santiso Iglesias, del Centro de Salud Guntin, y Javier de Santiago Penedo, del Centro de Salud Muras, todos en Lugo.