C.P., Zaragoza.- El consejero de Salud aragonés, Alberto Larraz, ha acusado a la titular de Sanidad, Ana Pastor, de legislar unilateralmente, sin tener en cuenta a las comunidades autónomas, en clara referencia a la futura Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, sobre la que la ministra impartió una conferencia en la sede del PP de Zaragoza. Asimismo, Larraz, tildó de "insulto" a los aragoneses el desplante dado por Pastor a los representantes del Gobierno aragonés (PSOE-PAR), ya que no se concertó ningún encuentro de cortesía.

El consejero denunció que el Ministerio no haya previsto la financiación adecuada para que pueda ser aplicada la futura Ley de Cohesión y Calidad. "Con esa ley, la ministra quiere ampliar las prestaciones en las distintas autonomías, como la salud bucodental, y me parece bien, pero sin dotación alguna y a cuenta de los presupuestos de cada comunidad autónoma", criticó el consejero.

Aragón, al igual que el resto de comunidades socialistas, los partidos nacionalistas (CiU y PNV) y algunos sindicatos han coincidido en que el principal defecto de este proyecto de ley radica en que el Estado no ha previsto financiación suficiente para cualquier prestación que se quiera introducir. "De este modo se ponen en riesgo la equidad del sistema, ya que podría haber ciudadanos que se quedarían sin recibirla", argumenta el consejero Larraz.

El representante aragonés tachó de sorprendente el empeño de Pastor por esta ley, cuando el Ministerio ha llegado a reducir en 228 millones de euros (38.000 millones de pesetas) en los tres últimos años los fondos de Cohesión. El consejero recordó que se había pasado de los 241 millones de euros (40.000 millones de pesetas) previstos en el 2001 a los más de 48 millones de euros (8.000 millones de pesetas) en el 2003. "Nos gustaría saber además qué es lo que está haciendo el Ministerio con ese dinero y que además quieren que aportemos las comunidades", insistió.

En cuanto a la unificación de tiempos para las listas de espera que la ministra pretende incluir en la Ley de Cohesión, el consejero lamentó que el Insalud no lo hubiera desarrollado hace ya tiempo. "Han esperado a traspasar todas las competencias para plantearlo, cuando cada comunidad ya dispone o está ultimando sus propios programas, como nos ocurre a nosotros, para establecer tiempos idóneos y hacer frente a las listas que hemos heredado".

Por otro lado, el consejero Larraz arremetió contra la titular del Ministerio de Sanidad, Ana Pastor, y le amenazó con acabar en los tribunales si Madrid no cancela sus deudas pendientes con Aragón. Larraz le recordó que su Ministerio todavía tiene pendiente una deuda de más 30 millones de euros (unos 5.000 millones de pesetas) con los aragoneses del año 2001, correspondiente al gasto de farmacia, al de la productividad variable y a facturas de las obras del hospital Clínico.

Asimismo, el consejero aragonés recriminó a la titular de Sanidad por no aprovechar su visita para abordar la liquidación de la financiación del primer trimestre del 2002, en el que hubo cogestión entre la DGA y Madrid de las recién estrenadas competencias.

Alberto Larraz manifestó su pesar por los continuos "desplantes" que recibe Aragón por parte de los titulares de Sanidad, como ya ocurrió hasta en cuatro ocasiones con la entonces ministra Celia Villalobos. "La primera vez que viene Pastor y sólo viene a dar un mitin", lamentó.