Redacción.- El consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno de Canarias, José Rafael Díaz Martínez, y el presidente del Consejo Canario de Colegios de Médicos, Rodrigo Martín Hernández, han firmado un protocolo sobre responsabilidad civil y patrimonial derivada de la prestación de la asistencia sanitaria. Este acuerdo tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2003 y se prorrogará automáticamente por períodos anuales, salvo denuncia expresa por cualquiera de las partes.

Desde 1996, el Servicio Canario de la Salud (SCS) y las entidades colegiales canarias establecieron un modelo de colaboración en esta materia, mediante el cual dicho Servicio de Salud entregaba unas cantidades a los Colegios con destino a reducir la contribución pecuniaria de los colegiados que prestaban servicios para el citado organismo público a la correspondiente prima del Seguro de Responsabilidad Civil Profesional. En este marco de colaboración, "ambas partes entienden que existe la necesidad de arbitrar un nuevo procedimiento para la contratación de un seguro de responsabilidad civil y patrimonial, de manera coordinada, con miras a la obtención de unas condiciones lo más ventajosas posibles, tanto desde el punto de vista de las economías de escala que se generarían como de las garantías cubiertas", según ha informado mediante una nota la Consejería de Sanidad de Canarias.

El objeto del citado protocolo es fijar el marco general y la metodología para el desarrollo de la colaboración entre las partes firmantes en esta cuestión de mutuo interés. El Servicio Canario de la Salud, a través de la Dirección General de Recursos Económicos, se compromete a realizar un estudio lo suficientemente amplio y exhaustivo de los riesgos a asegurar en el sector de la asistencia sanitaria, así como a promover las actuaciones necesarias tendentes a obtener las mejores condiciones posibles en el aseguramiento conjunto de los mismos.

Deseo de inclusión en el seguro de los centros concertados

Además, las partes firmantes han expresado su deseo conjunto de que en tal seguro se incluya la actividad sanitaria prestada por los centros y servicios concertados por el SCS, así como el de procurar que la contratación que se realice no deje en ningún caso, sin cobertura temporal a aquella de las partes que ya tuviese otras pólizas contratadas con anterioridad.

Asimismo, los firmantes del protocolo declaran su disposición para que aquella que tuviese concertadas pólizas de seguro afectadas, realice los ajustes necesarios en las mismas para conseguir una mejor coordinación y cohesión de las coberturas aseguradas con el contrato que resulte de la colaboración que por el protocolo se establece y así mejorar la garantía del sistema asegurador contratado.

Este acuerdo, según señala finalmente el comunicado, también incluye reuniones periódicas entre las partes, a efectos de definir y realizar un seguimiento de las actuaciones necesarias para la articulación de la participación conjunta en el seguro de responsabilidad civil y patrimonial que se contrate. Las partes firmantes del presente Acuerdo que se constituirán, a su vez, en los tomadores de las pólizas de responsabilidad civil y patrimonial que resulten del proceso de colaboración, e iniciarán la contratación de la correduría de seguros encargada de la mediación, según concluye la nota de la Administración sanitaria canaria.